Scioli ordenó un fuerte recorte del gasto público para afrontar la crisis

Scioli ordenó un fuerte recorte del gasto público para afrontar la crisis
Por ahora no se tocarán los salarios de los empleados públicos. La provincia tiene problemas de caja. Un decreto dice que el ahorro beneficia al sector privado
El gobierno bonaerense dispuso un fuerte ajuste del gasto público, que no se mensuró, aunque sin recortes salariales, que se justificó en la necesidad de enfrentar la crisis económica. El gobernador Daniel Scioli firmó hace dos semanas el Programa de Asistencia Financiera (PAF) que ofrece la Nación para refinanciar las deudas. En 2008, el déficit de la provincia fue de $ 2.850 millones y la proyección es que aumente para este año, según consultoras privadas. El Decreto de Responsabilidad en la Calidad del Gasto Público publicado ayer en el Boletín Oficial bonaerense tiene como objetivo “proteger el empleo y la actividad económica de todo el complejo agrícola ganadero industrial” de la provincia de Buenos Aires, dice la norma.

La medida que impide nuevas contrataciones y recorta gastos de viajes y ceremonial, entre otros rubros, busca regular las erogaciones y disminuir el gasto público y fue justificada en “el contexto de crisis financiera global”, que “hace necesario dictar normas tendientes a la mayor eficiencia para cuidar la calidad y productividad del gasto público”. La autoridad de aplicación del decreto será el ministro de Economía, Rafael Perelmiter, que a través de la Contaduría General, controlará el gasto del resto de las reparticiones, explicó a El Cronista Juan Courel, jefe de asesores del gobernador Daniel Scioli.

Las limitaciones al gasto alcanzará a todo el personal de los ministerios, organismos descentralizados, Banco Provincia y ARBA, Fondos Fiduciarios y a las empresas y sociedades del Estado. El decreto indica que “resulta menester dictar normas claras y especificas que regulen las erogaciones y disminuyan el gasto sin desmedro de mantener la dinámica de funcionamiento que deben tener los distintos servicios administrativos”, y determina lo siguiente:

n Limitar al mínimo indispensable la realización de toda nueva contratación y extremar el uso de los recursos humanos y técnicos existentes en la administración pública provincial.

n Restringir los alquileres y racionalizar los espacios físicos.

n Reducir las misiones oficiales. “Sólo podrán viajar por vía aérea los funcionarios de nivel superior hasta Subsecretario inclusive”, indica.

n Limitar al mínimo indispensable las Comisiones de Trabajo.

n Restringir toda nueva adquisición o leasing de bienes de capital.

n Limitar los gastos de ceremonial, el uso de movilidades oficiales, el gasto en telecomunicaciones y promociones.

n Previo a efectuar expropiaciones de inmuebles, el organismo pertinente deberá contar con el crédito necesario para el depósito de la suma tasada.

n Evitar utilizar el procedimiento de Reconocimiento de Gastos.

n Observar estrictamente las normas de contratación del Compre Bonaerense.

n Limitar la ampliación de las estructuras organizativas.

n Limitar subvenciones, subsidios y erogaciones a favor de terceros.

“He instruido a mis ministros y alentado a todas las áreas de Estado a optimizar la productividad y eficiencia de los recursos públicos y orientarlos hacia la atracción de inversiones productivas, incentivar el consumo interno y promover las exportaciones”, explicó Scioli. El gobernador justificó el decreto debido a que “en este contexto de crisis internacional, el sector privado requiere de todo el respaldo del sector público para proteger el empleo y la actividad económica, especialmente de todo nuestro complejo agrícola, ganadero e industrial provincial”, y añadió que “esta nueva medida se suma al esfuerzo masivo de inversión que estamos llevando adelante junto al Gobierno nacional y especialmente en obra pública, cloacas, agua potable, asfalto y vivienda”.

Comentá la nota