Scioli ofrece más incentivos para que proveedores acepten bonos

Ofrecerán tasa más alta los que acepten menos efectivo. El sector privado admite que no quedaba otra opción. La provincia promete regularizar en 2010 y evita los Patacones
Finalmente, el gobierno de la provincia de Buenos Aires emitirá bonos por hasta $ 850 millones para pagar sus deudas con los proveedores del Estado y constructores de obra pública y aliviar así su comprometida caja y utilizar el efectivo para el pago de salarios y evitar de esa forma una nueva emisión de patacones.

El bono que ofrece Scioli es un instrumento voluntario a quince meses que tiene un interés creciente a medida que aumenta el porcentaje de la deuda financiado y que cubre, cuanto mucho, la inflación proyectada por consultoras privadas.

Según la administración de bonaerense, las obligaciones del estado con los proveedores alcanzan los 350 millones de pesos pendientes de pago en la Tesorería, aunque se estima que existen otros $ 300 millones facturados hasta noviembre. En total unos $ 650 millones podrían cancelarse con este bono.

El título es voluntario y exime a los pequeños proveedores a quienes se les adeude menos de $ 300.000. A ellos se les pagará en efectivo.

Para el resto de los acreedores existen distintas opciones, en función del porcentaje de deuda que quieran financiar. Quienes quieran cobrar el 50% en efectivo y el resto a plazo recibirán un interés conformado por la tasa Badlar más 2%; quienes se estiren a percibir el 70% en bonos, cobrarán Badlar más 3% y quienes opten por recibir el 100% en títulos, Badlar más 4,5%. Es decir que quien cobre toda la deuda en 15 meses (12 meses más tres de gracia, ya que el bono se emitirá en marzo) recibirán un interés del 17%, cálculo en línea con los pronósticos de inflación privados.

En los últimos días, el ministro Economía, Alejandro Arlía, mantuvo reuniones con los representantes de la Federación de Mayoristas y Proveedores del Estado (Femape) y de la sede bonaerense de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC). Ayer, la CAC avaló el financiamiento de la obra pública adeudada, que totaliza en Tesorería $ 50 millones. "Si bien la situación de los bonos no es la ideal, la realidad es que ha sido un año muy difícil", afirmó la presidenta de la CAC provincial Graciela De la Fuente.

Luego de dos meses de negociaciones, los empresarios lograron bajar el plazo del bono –que en principio era por dos años– y conseguir cierta flexibilidad, ya que no será negociable en los mercados, pero sí endosable, y podrá emplearse como garantía para obtener créditos bancarios y para pagar impuestos provinciales adeudados al 100% de su valor. Esto último podría generar un mercado financiero, ya que un inversor puede comprar el título en efectivo con una tasa de descuento para abonar deudas.

Año difícil

Arlía defendió la implementación del bono y reivindicó que el grueso de los proveedores pequeños recibirá su pago en efectivo. "Es un mecanismo de corto plazo y por única vez, porque toda nuestra expectativa está en conseguir financiamiento en los mercados bursátiles locales e internacionales", dijo a El Cronista. "Con esto, se termina de ordenar un año difícil para arrancar con el cuentakilómetros en cero, con la perspectiva de conseguir financiamiento genuino en pesos", agregó, y resaltó: "Terminamos el año sin patacones, pese a todas las previsiones". El presupuesto provincial aprobado para 2010 contempla endeudamiento por $ 4.100 millones.

La provincia de Buenos Aires es la más comprometida financieramente de todas y, según proyecciones privadas, terminará el año con un déficit superior a los $ 5.000 millones. Para conseguir dinero, entre otras cuestiones, ajustó el cinturón fiscal con el régimen de retenciones bancarias por parte de ARBA, que retiene dinero a cuenta de Ingresos Brutos y ayer comunicó que extenderá el mecanismo hasta febrero.

La Ciudad de Buenos Aires y Córdoba, también pagarán a sus proveedores y contratistas con bonos, adelantó la semana pasada el titular de la CAC, Carlos Wagner.

Las provincias atraviesan una situación comprometida con sus números. Un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) consignó que en noviembre recibieron por coparticipación $ 635 millones menos que en octubre. Eso significó para Buenos Aires dejar de percibir más de $ 100 millones, por ejemplo.

Comentá la nota