Scioli negó que el Gobierno promueva una "ola estatizadora" y se agudiza el debate por el vínculo con Venezuela

Scioli negó que el Gobierno promueva una "ola estatizadora" y se agudiza el debate por el vínculo con Venezuela
El gobernador defendió la reacción oficial tras la estatización de las empresas de Techint y aseguró que el modelo "es el de la Argentina"; más críticas de la UIA
La polémica por la estatización de empresas de Techint en Venezuela, que ayer registró un nuevo capítulo con las confesiones de Hugo Chávez a Lula Da Silva sobre su intención de proteger las compañías brasileñas, no cede.

Daniel Scioli negó que el Gobierno esté a las puertas de una "ola estatizadora" similar a la que Chávez prevé para su país y defendió la reacción oficial a la decisión del venezolano de nacionalizar las empresas argentinas, en una determinación supuestamente inconsulta. Desde la Cancillería, en tanto, intentaron restarle relevancia a la diferencia de trato que dejó en evidencia el venezolano y la UIA reforzó el reclamo para que el Gobierno revise el ingreso de Venezuela al Mercosur.

Cuestión de olas. Scioli afirmó que, tal como ocurrió cuando Chávez estatizó la siderúrgica Sidor, el Gobierno "está pidiendo" para que el proceso nacionalizador llegue a buen puerto, es decir, que las compañías nacionales sean debidamente indemnizadas. Fue cuando aseguró: "Esto no significa que en la Argentina venga una ola estatizadota como se quiere instalar desde algún sector".

Enseguida, reforzó el conceptó. Fue al responder si tras las elecciones "se viene el modelo de Chávez" a la Argentina. "Después de las elecciones el modelo es cada vez más argentino, es aumentar la capacidad productiva y fomentar las inversiones", replicó el gobernador en declaraciones a radio 10.

Tal como hicieron otros hombres del oficialismo, Scioli recordó el caso Sidor para defender a la Casa Rosada. "El Gobierno no deja a las empresas abandonadas a su suerte. Ya la otra vez intervino y los resultados están a la vista. [Sidor] ya recibió 400 de los 1970 millones de dólares", planteó. Y volvió a la carga: "Ahora, si por ese antecedente se quiere pensar que acá en la Argentina va a venir también una ola estatizadora?", insistió.

Como para que no quedaran dudas, hacia el final del reportaje, completó: "El modelo no es el de Chavez. Es el argentino, que tiene relaciones de acuerdo al interes nacional con distintos países del mundo, entre ellos, Venezuela".

Fluidez y bromas. Por su parte, el subsecretario de Integración Americana y Mercosur del Ministerio de Relaciones Exteriores, Eduardo Sigal, se refirió a "la relación fluída que tienen los presidentes", en alusión a Chávez y Lula.

En este punto, opinó que, en el marco de esas relaciones cordiales y fluídas, "tranquilamente puede haber bromas de ese tipo".

"Estamos en una fase de nacionalización de empresas en el país.. menos las brasileñas", aclaró Chávez ayer durante su reunión privada con Lula en la ciudad brasileña de Salvador.

El comentario sólo trascendió gracias a un descuido. Los audífonos para escuchar a los traductores presidenciales quedaron abiertos y los periodistas pudieron escuchar los primeros minutos del diálogo.

Reglas de juego. El dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA) Francisco Glielmmo, en tanto, pidió al Gobierno que acuerde reglas de juego claras en el marco del Mercosur, para el caso de que Cristina Kirchner siga impulsando el ingreso de Venezuela al bloque. "Pedimos respetar las reglas de juego en el mercado común, porque si Venezuela va a tener una economía estatizada, no tiene nada que ver con la economía establecida en el Mercosur", dijo el industrial.

El dirigente, titular de la UIA del Gran La Plata, admitió que Chávez "está en su derecho, los pueblos tienen su autodeterminación" de aplicar la economía que desee, y señaló que "nadie critica eso". No obstante, estimó que lo que "aplica son reglas independientes de las que integran al Mercosur, por lo tanto, si se suma al sistema, o cambia sus reglas o las cambia todo el Mercosur, lo que parece un poco más difícil".

Con Brasil. Además, en declaraciones a radio América, consideró "poco coherente" que Chávez nacionalice empresas de capitales argentinos, como Techint, "y al mismo tiempo diga que empresas brasileñas no serán estatizadas". Destacó que "hay muchas pymes argentinas en Venezuela a las que les interesa saber cuáles serán las reglas de juego".

Comentá la nota