Scioli modera su impuestazo, pero insiste en las herencias

No modificará el tributo que permite a ARBA inspeccionar cajas de seguridad bancarias
Presionado por sectores de la producción y la exportación, el gobernador Daniel Scioli decidió moderar el impacto de parte de su paquete impositivo aprobado recientemente en sesiones relámpago en la Cámara de Diputados y el Senado de la provincia, casi sin debate.

En cambio, quedó sin cambios el impuesto a la transmisión gratuita de bienes, que hasta ahora ha pasado casi inadvertido y que se "vende" políticamente como la reinstauración del impuesto a la herencia, "que había sido eliminado por [José Alfredo] Martínez de Hoz". El texto de todo el proyecto es poco conocido, ya que ni siquiera se lo encuentra en los sitios web de cada una de las cámaras de la Legislatura.

El impuesto a la transmisión gratuita de bienes surge del artículo 90, proyecto que tiene 120. El texto dice: "Establecer un impuesto a la transmisión gratuita de bienes cuyo objetivo sea gravar todo aumento de riqueza a título gratuito, incluyendo: herencias, legados, donaciones, renuncias de derechos, enajenaciones directas o por interpósita persona en favor de descendientes de transmitente o de su cónyuge, los aportes o transferencias a sociedades".

Las opiniones de especialistas sobre el retorno del tributo tienen diferencias.

Para el abogado y tributarista Ricardo Basualdo, al tratarse de un impuesto directo, cualquier provincia tiene facultades para aplicarlo. Pero advierte que "hay una real superposición prohibida de tributos con el impuesto a los bienes personales".

En cambio, opina que "diferente es el caso del impuesto [nacional] a las ganancias, dado que si bien este tributo grava algunas, la ley nacional las exime, de modo que no hay superposición".

Basualdo, sin embargo, advierte que "la norma, a los efectos de evitar situaciones de fraude, es tan excesivamente reglamentarista que sucederá que muchas transmisiones no gratuitas de bienes resultarán gravadas, y luego estará a cargo y costo del contribuyente la carga de la prueba en contrario".

Basualdo sostiene que "dentro de las reglamentaciones absurdas, existe una que además atenta incluso contra la más elemental privacidad e intimidad de las personas. El inciso 5 del artículo 101 dice que para disponer o abrir una caja de seguridad se debe previamente obtener una tasación pericial, previo inventario de sus existencias, con la intervención de un agente de la Agencia de Recaudación de la provincia. O sea, un perito, un inventario y la vista de un empleado de ARBA. Una locura".

El constitucionalista Gregorio Badeni dice que "no hay nada de inconstitucional" en el tributo, aunque lo consideró "inútil" y dijo que es por eso que "hace más de 30 años que no se aplica en ningún lugar del país".

Para él, además, es superfluo que haya inspectores de ARBA en una apertura de una caja de seguridad de un fallecido y propuso que se dediquen, para mejor control tributario, a otras tareas.

El gravamen se aplica sobre depósitos bancarios, inmuebles, automotores, acciones, entre otros activos.

Claves

* Alcances. El tributo puede alcanzar a ventas hechas a herederos hasta cinco años después de producidas. Y grava también las transacciones entre vivos.

* Sociedades. También grava a las ventas realizadas a sociedades integradas por descendientes, incluidos los hijos adoptivos.

* Compras. Deben pagar el tributo incluso las adquisiciones realizadas a nombre de hijos o descendientes menores de edad.

* Negocios. La imposición alcanza a la constitución, ampliación, modificación o disolución de sociedades entre padres e hijos, entre otros familiares.

* Tope. El tributo nace con un mínimo no imponible de tres millones de pesos. Pero superado el monto, todo el patrimonio pagará. No se fijó la alícuota; lo hará otra ley.

Comentá la nota