Scioli le llevará a la Presidenta los reclamos que tiene el campo

Scioli le llevará a la Presidenta los reclamos que tiene el campo
El lunes, hablará con Cristina de eliminar las retenciones al trigo y de otorgar mayores facilidades para las exportaciones de carne y leche. Ayer, se comprometió a hacerlo ante los miembros de la Mesa de Enlace durante su visita a La Rural.
Daniel Scioli sigue avanzando en la construcción de un camino propio tras el cachetazo electoral que sufrió junto a Néstor Kirchner. A su estilo, sin estridencias ni confrontaciones abiertas, ayer dio otra muestra concluyente: visitó la Exposición Rural.

El dato, que en otra época hubiese sido protocolar y anecdótico ¿y no estaría en la tapa de los diarios¿ es fruto de los nuevos vientos que soplan después del 28 de junio. Vale recordar que hablamos del ex copiloto de Kirchner en el Gobierno, el Partido Justicialista y la última boleta de candidatos a diputados.

Scioli, que ya se había reunido esta semana con los dirigentes rurales bonaerenses, llegó acompañado por su ministro de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó, el titular del Banco Provincia, Guillermo Francos y ¿atención¿ el presidente provisional del Senado, José Pampuro, otro que dio todas las muestras de fidelidad kirchnerista en el pasado pero que ahora elige sumarse al reagrupamiento de peronistas bonaerenses con perfil dialoguista que ensaya Scioli.

Los 40 minutos que compartieron con los representantes de la Mesa de Enlace fueron de una cordialidad y coincidencia de ideas sorprendente. Según pudo saber Clarín de fuentes presentes en la reunión, Scioli habló de una "lectura compartida del resultado electoral" y aseguró tener los "mismos objetivos" con los productores de su provincia.

El gobernador anticipó a sus interlocutores que el lunes, cuando visite a Cristina Kirchner en la Casa Rosada, le llevará algunas de las ideas que conversó con los ruralistas bonaerenses: una baja o eliminación de las retenciones al trigo y mayores facilidades para las exportaciones de carne y leche.

Tras el encuentro, Scioli le comentó a Clarín que se sintió "muy a gusto" y que le parecieron "muy prudentes" los planteos que vienen haciendo los ruralistas, "muy conscientes de la situación fiscal".

Para darse cuenta de lo que significó la reunión para la dirigencia del agro, sólo hay que comparar dos declaraciones de Hugo Biolcati. Minutos antes de que llegara Scioli de visita, el presidente de la Sociedad Rural había advertido que el campo no olvida su "incomprensión e intolerancia hacia el sector agropecuario y su alineamiento con el Gobierno".

Unas horas más tarde, Biolcati calificaba la reunión como un "signo positivo" y consideraba que "el diálogo con el gobierno de la Provincia es auspicioso para todo el país". En tanto, Mario Llambías (CRA) consideró el encuentro como "trascendente" y "un símbolo de apertura".

"Fue una muy buena novedad, un vuelco notable en el reconocimiento del resultado electoral y una señal de que están dispuestos a cambiar", comentó otro de los presentes. Con todo, los ruralistas le plantearon al gobernador sus dudas de que sus buenos oficios no vayan a chocar con la intransigencia de los sectores más duros del kirchnerismo. Mencionaron, en concreto, sus problemas con Guillermo Moreno y la ONCAA.

Scioli, con un sello de su estilo, eludió nombres propios y les pidió "confianza" en que los cambios que inició el Gobierno tras la derrota electoral tendrán su correlación en la política agropecuaria.

Tras el encuentro, Scioli caminó junto a los dirigentes rurales hasta el importante stand que la Provincia de Buenos Aires inauguró en la feria. Otro gesto de diferenciación: provincias como Chaco, Tucumán y Entre Ríos aún no han vuelto a la Rural tras el conflicto del año pasado.

No sólo los ruralistas quedaron conformes con la visita. La Iglesia Católica destacó el gesto de Scioli como "muy positivo" y Francisco de Narváez valoró que la relación de Scioli con el campo "comience a ser diferente. Ambos se verán el próximo martes, como parte del diálogo provincial.

Un diálogo sin excepciones del que el gobernador hace un culto por estas horas. Incluso con Eduardo Duhalde, al que vio hace unas semanas, y con el Gobierno, que sabe de boca del propio Scioli del nuevo vínculo que intenta con los intendentes y el campo para reconstruir su poder.

Comentá la nota