Scioli: "En junio se vota por Cristina y por el gobernador"

Scioli:
Ligó su gobernabilidad y la de la Presidenta al resultado de junio y opinó sobre los candidatos
"En los países donde la crisis está afectando severamente no se debilita la gobernabilidad; no se le quitan herramientas al Poder Ejecutivo. Al contrario, se le dan más instrumentos para enfrentar la crisis. Por eso, en Buenos Aires, el 28 de junio se va a definir el respaldo a la Presidenta y a este gobernador. Hoy hay que dar todo a los que estamos al frente en medio del río. Eso es lo que se va a votar."

A pesar de los análisis que sugieren que en las próximas elecciones se votará a favor o en contra del liderazgo de Néstor Kirchner, el gobernador Daniel Scioli consideró ayer, durante una entrevista con LA NACION, que la sociedad elegirá entre consolidar el poder de las administraciones bonaerense y nacional o ponerlos en riesgo justo en medio de la crisis.

En el Puerto de Frutos, en Tigre, el mandatario provincial asumió, además, una responsabilidad electoral que hasta aquí se le asignaba casi exclusivamente a Kirchner. Su fortaleza política a partir de ahora también quedará ligada al resultado de las elecciones, como la del ex presidente.

Durante una hora, Scioli elogió el adelantamiento de las elecciones, aprobó la candidatura a diputado de su hermano José -actual secretario general bonaerense-, criticó la alianza del peronismo disidente y consideró positivo el diálogo con el campo, aunque los ruralistas lo hayan considerado "frustrante".

"Al menos, hay diálogo. Y, en todo caso, el campo tiene que entender que hay otros temas, como la industria, la educación, la seguridad. La prioridad en el diálogo con el campo, esta vez, eran la carne, la leche, el trigo y la sequía, y no las retenciones a la soja. Hay que despolitizar esta discusión. Por eso veo muy sano que se hayan adelantado las elecciones. La campaña ya había empezado y lo que se hizo fue sincerar la situación", consideró Scioli.

-¿Por qué considera que ya había comenzado la campaña?

-Porque se presentó una triple alianza en la provincia [se refiere al acuerdo entre Macri, Solá y De Narváez], Macri dijo: "Quiero anticiparme", y adelantó las elecciones porteñas; Binner hizo lo mismo en Santa Fe... Todos estaban especulando. En ese contexto, me parece sano lo que hizo la Presidenta.

-¿Qué cree que va a votar la gente el 28 de junio: el fin o la continuidad del liderazgo de Kirchner, por ejemplo?

-No. Se va a votar si se les da el respaldo a Cristina [Kirchner] y al gobernador para darles continuidad a las obras, a los trabajos que están en marcha. Hay que respaldar a los que estamos en medio del río, en un momento turbulento. Yo voy a apelar a un voto de esas características para poder seguir coordinando el trabajo con el Poder Legislativo.

-¿Esta es su elección, entonces? ¿No es la de Kirchner?

-¿Cómo no voy a defender mi trabajo? Gobierno una provincia que es el 40% del país. No soy un gobernador con pocas responsabilidades. En Buenos Aires están las grandes industrias, y yo tengo que seguir articulando con el gobierno nacional y con la Legislatura provincial.

-¿Considera que el 28 de octubre habrá un referéndum de su gestión?

-Obviamente, para la gente, las elecciones son un momento para decir si le gustan los cambios que está haciendo una gestión o si quiere fortalecer a una oposición.

-¿Está de acuerdo con Kirchner, por lo tanto, que ligó el resultado a la gobernabilidad?

-Para una presidenta y para un gobernador, es muy importante tener el acompañamiento legislativo. Sólo así se pueden tomar decisiones para enfrentar la crisis.

-Si pierde, ¿se sentirá debilitado?

-No quiero verlo en esos términos. Yo convoco a respaldar. No hubiera podido apuntalar el crecimiento de la recaudación ni el aumento docente sin las leyes que pedí. La gente tiene que ver eso.

-¿Usted cree que la gente verá eso y no que le cuesta llegar a fin de mes o que tiene miedo de salir a la calle por la inseguridad?

-No, la gente ve esto último, pero también que nosotros trabajamos para que pueda estar mejor.

-¿Y quién será el candidato: Kirchner?

-No sé. El lunes nos reuniremos para hablar de la campaña.

-¿Le da lo mismo Kirchner o Massa, que es el otro nombre que parecería estar en danza?

-No, no es lo mismo, pero soy respetuoso de los tiempos. Vamos paso por paso. Lo tengo que conversar con Néstor antes.

-¿Y su hermano José será candidato?

-Todo mi equipo está a disposición.

-¿Guillermo Vilas, también?

-No, Vilas no es de mi equipo, aunque trabaja cerca de mí.

-Según varias encuestas, llegarán a las elecciones con Kirchner en baja. ¿Le preocupa eso?

-No, las encuestas son una referencia, pero lo determinante es el cuarto oscuro. Confío en eso.

-¿No tiene miedo de que haya un voto castigo, como sucedió en 2001?

-No, es otra circunstancia. Ahora habrá un voto constructivo de reconocimiento por el trabajo que hacemos en la provincia.

-¿Qué rivales imagina que tendrá el oficialismo en la provincia?

-No lo sé. Veo que hay una alianza que, apenas empezó a trabajar, ya tiene problemas serios. Acá, en cambio, la gente ve coherencia. Nosotros inspiramos confianza y los demás son armados que generan desacuerdos antes de empezar a andar. Miren lo que pasó ayer [por anteayer]: uno estaba de acuerdo con el adelantamiento de las elecciones [se refiere a Francisco de Narváez], pero el otro, no [por Felipe Solá]. Los dos se pelean por ser el número uno de la lista. La gente, en cambio, le cree a este equipo que creó cuatro millones de puestos de trabajo.

-¿Por qué habla sólo del peronismo disidente y no del panradicalismo? ¿Supone que habrá una polarización con el duhaldismo?

-No, no; yo soy muy respetuoso del otro espacio. Además, a Margarita [Stolbizer] le tengo mucho respeto; es una dirigente muy preparada. Creo que van a competir los tres espacios.

-A propósito del duhaldismo, ¿intentó mantener cerca a ese sector con la incorporación a su gabinete del duhaldista Eduardo Camaño [a quien designó ministro de Gobierno]?

-Yo tengo diálogo con todos los sectores y, además, Camaño ya estaba con nosotros. Es un dirigente importante, y más en este momento. Conoce muy bien la provincia.

-Suele considerarse 2009 una plataforma para 2011. ¿Usted cómo lo ve? ¿Hay 2011 sin 2009?

-No, no. Yo creo que estas elecciones son muy importantes para poder fortalecer las herramientas de gestión.

-¿No es una especie de eliminatoria?

-No sé. Esto es muy cambiante. En el futuro, Dios dirá. Pero yo tengo que hacer un buen trabajo ahora antes de pensar en 2011. ¿Qué va a decir la gente si hablo de 2011 en esta situación?

Comentá la nota