Scioli insiste con ratificar ministros y Montoya le 'baja el tono' a su regreso

Por segundo día consecutivo, el gobernador Scioli salió hoy a ratificar a sus ministros, aunque admitió –también otra vez- que podría concretarse un "cambio en el organigrama ministerial", marco en el que se especuló, podría concretarse el deseado regreso de Santiago Montoya a la administración pública provincial.
"El equipo está trabajando normalmente; hoy le pedí a Stornelli que profundice los operativos (y) que aumente de 5 a 10 mil la cantidad de Policías en la calle, de acá al 2011", aseguró esta tarde el gobernador en una entrevista a una agencia de noticias nacional, para referirse, una vez más, a la creciente ola de rumores que dan cuenta de un cambio en su gabinete de gestión al frente del Ejecutivo bonaerense.

Insistió además con su deseo de repatriar a Santiago Montoya, quien por estas horas disfruta de su luna de miel tras casarse el último fin de semana. Desde ahí, el ex recaudador bonaerense salió sin embargo hoy, a través de su entorno, enfriar esa posibilidad, y aunque no negó las conversaciones con Daniel Scioli en ese sentido, mandó un mensaje de paños fríos a su eventual regreso: "Santiago no tiene, todavía, resuelto volver a la administración pública bonaerense" aclaró hoy una fuente muy cercana al ex titular de ARBA, con quien mantiene contactos, incluso, en su viaje por el exterior. Y remató: "mucho menos, con esta lluvia de rumores acerca de que puede ir a la Secretaría General, o hacerse cargo de un área de gestión vinculada a la Reforma del Estado".

Desde el entorno del ex recaudador, empezaron a ver con recelo las versiones cada vez más fuertes que influyentes hombres del Gobierno dejan trascender, mal que le pese a Daniel Scioli que jura ante los micrófonos "no" tener esa especie de funcionarios a su lado. Es que su paso por la administración pública provincial le dejó, además de fama de duro en materia de recaudación fiscal, varios adversarios internos que perduran en el Gabinete bonaerense, y desde el entorno del cordobés empezaron a ver campañas para esmerilarlo impulsadas, sospechan, "desde una oficina de calle 6 (literalmente hablando)", y que se riegan en algunos medios gráficos.

Ayer, el propio gobernador había ratificado a Carlos Stornelli ("si estuviera por irme, no voy a estar trabajando un domingo", había dicho él mismo ante una consulta similar) al frente del Ministerio de Seguridad, la cartera más sensible a la administración pública, que más dolores de cabeza le trae por estas horas.

Comentá la nota