Scioli hace ajustes con consejos de Montoto

Scioli hace ajustes con consejos de Montoto
El gobernador bonaerense tiene una vieja relación con el ex militante de Montoneros y, desde hace años, empresario de servicios de seguridad. Anunciará a los reemplazantes de Claudio Zin y de su hermano José Scioli.
A punto de vivir el fin de año más traumático desde que incursionó en política, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, busca los nombres de recambio para el gabinete provincial y se obsesiona con la cuestión de la inseguridad. Hasta ayer, a su lado reconocían que el ex motonauta aún no acierta a encontrar reemplazantes definitivos para los lugares que dejaron vacantes su hermano José, en la Secretaría General de la Gobernación, y el médico televisivo Claudio Zin, en Salud. Sin embargo, la preocupación principal de Scioli está en el área de Seguridad, donde aún mora Carlos Stornelli. Fuentes de la gobernación reconocieron ayer a Crítica de la Argentina que Scioli tiene como asesor principal en seguridad al empresario Mario Montoto. "Es cierto. Es una voz que talla fuerte en la materia y sabe muchísimo del tema. Están en contacto permanente", afirmó un incondicional del gobernador. De cualquier manera, el funcionario consultado consideró improbable que Montoto fuera a reemplazar a Stornelli. "En diez días lo destrozan", dijo.

Montoto es un hombre que a está a punto de cumplir 53 años pero ya vivió más de una vida. Militante secundario de Montoneros en los 70, abogado de Mario Firmenich en los 80 y empresario a partir de los 90, sólo mantuvo como un dogma su fe católica. Es el dueño de Corporación para la Defensa del Sur –una compañía que repara aviones, helicópteros, submarinos y barcos– y sembró de cámaras de seguridad la ciudad de Buenos Aires y varios municipios del conurbano. Su relación con Scioli no es nueva. Ya antes de que aceptara ser candidato a gobernador, Montoto acostumbraba a visitar al entonces vicepresidente en su quincho del Abasto. Los dos tienen en común una estrecha amistad con el empresario de medios Daniel Hadad, otro hombre al que escucha el gobernador.

En el entorno de Montoto, ayer minimizaron su influencia. El asesor de Scioli no está en la Argentina. Desde Brasil, un país al que conoce desde el tiempo en que vivió exiliado en San Pablo, expresó su descontento porque, según dice, la incidencia que le atribuyen no es tal.

Contra lo que se supone, Montoto no tiene buena relación con el matrimonio presidencial y se queja también de que ha sido marginado de los grandes negocios del área de Defensa. El último contacto que mantuvo con Kirchner fue hace casi dos años cuando el ex presidente se mudó a unas oficinas en Puerto Madero que estaban arriba de las de Montoto.

El gobernador mantiene el tema como prioridad en el discurso y en sus apariciones públicas. Hoy, sin ir más lejos, hablará del asunto en el almuerzo que compartirá junto a su esposa con Mirtha Legrand y en el acto al que asistirá por la tarde en La Plata en la Escuela de Policía Juan Vucetich. Sin embargo, el ex motonauta no encuentra la solución para conducir a la Policía bonaerense, una fuerza a la que hasta ahora le otorgó atribuciones pero no logró fijarle límites. El caso Pomar dificulta una de sus apuestas principales: la reformar del código contravencional, para darle más poder a la Bonaerense.

En tanto, desde el gobierno nacional sostienen que detrás de los últimos asesinatos en la provincia de Buenos Aires está la mano de sectores de la propia policía. Cerca de Kirchner observan con suspicacia las constantes que se repiten en varios de los últimos casos de la llamada inseguridad: mujeres asesinadas en determinadas zonas con las mismas armas y en casos en que el robo finalmente no se concreta.

El segundo en lugar del primero

Tras la partida de Claudio Zin, Daniel Scioli dejará el área de Salud provincial en manos del actual subsecretario de Coordinación, Alejandro Collia. Se trata de un funcionario que cuenta entre sus antecedentes con el aval de haber sido el médico personal del intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto. Su ascenso ratificaría la fuerte alianza del gobernador con los caciques del PJ bonaerense. Sin embargo, ayer en el gobierno nacional deslizaban el nombre de Donato Spaccavento a la provincia. El ginecólogo kirchnerista acaba de ser designado como gerente de Prestaciones de la Administración de Programas Especiales, del Ministerio de Salud. Sin embargo, desde el oficialismo remarcan que "todavía no asumió".

Comentá la nota