Scioli evita definirse sobre la ley de medios

Daniel Scioli ensayaba silencios incómodos cada vez que debía hablar de los Kirchner. El gobernador bonaerense fruncía el ceño, bajaba la vista. Al final, dijo: "Tengo que cuidar la provincia. Nuestra suerte está atada al Gobierno". Cada argumento terminaba con una frase similar. Ansioso por mostrar que las cuentas públicas están "en orden" y por justificar la renuncia de su ministro para el agro, Emilio Monzó, recibió a La Nacion y ensayó su conocido perfil conciliador.
Durante una hora sólo sorprendió con un tema: su relación con los medios. Reconoció contactos con empresarios del sector y evitó pronunciarse sobre la ley de radiodifusión que propone la Casa Rosada: "Cómo y cuándo [discutirla] es un tema del Congreso".

Tampoco quiso opinar sobre los duros cuestionamientos de la presidenta Cristina Kirchner a la prensa: "No me pongan a comentar cuestiones de las que, si digo una cosa u otra, voy a estar de un lado o del otro". Durante la charla destacó que estaba "tranquilo", pero reconoció que en los últimos días hubo "preocupación" entre sus funcionarios, "por cómo se habían instalado algunos temas".

El gobernador sabe que aún resuena el eco de las presiones de Néstor Kirchner. En despachos oficiales admiten que la salida de Monzó fue un "gesto de subordinación" por temor a una asfixia financiera. Temen que se repita: en dos semanas, la provincia deberá pedir, otra vez, auxilio económico en Olivos. Necesitará 2250 millones de pesos antes de diciembre para no desdoblar los sueldos.

Scioli ayer se preocupó por relativizar una a una las "preocupaciones". Pero admitió otro dato: anteayer tuvo una reunión reservada en la quinta presidencial. Además de Néstor y Cristina Kirchner, participaron el secretario de la Presidencia, Oscar Parrilli, y el secretario legal y técnico, Carlos Zannini.

Un allegado al gobernador dijo verlo más "aliviado" después de ese encuentro. Otra fuente bonaerense fue más específica: aseguró que se fue con la promesa de que tendrá la asistencia que necesita antes de diciembre. Una suerte de premio a la subordinación. Scioli ayer optó por una acotada desmentida ("No tengo tan mal gusto de hablar siempre de estas cosas"), con un agregado misterioso sobre los tópicos del encuentro: "Son cuestiones nuestras".

¿Acaba de empezar una etapa de alineación con el Gobierno?

-No es así... [silencio]. Mi alineación es con la provincia. Si yo genero distanciamientos voy a perjudicar a la gente. No voy a cometer errores que se cometieron en el pasado. Algunos tratan de ver si me desestabilizan emocionalmente. Preguntan: "¿Cómo este tipo puede aguantar tanto?"

-¿Y cómo aguanta?

-Tengo confianza y fe en Dios. Tengo la responsabilidad sobre mis hombros de 16 millones de habitantes. ¿Eso significa alineamiento automático? No. ¿No pueden entender que soy un tipo responsable? La manera de lograrlo es trabajar de esta manera. Entendí que Monzó había cumplido un ciclo y que tenía que convocar a un hombre como Ariel [Franetovich, nuevo ministro de Asuntos Agrarios].

-Necesitaba un dirigente más cercano al kirchnerismo?

-El Gobierno nunca se metió en mis nominaciones. Siempre me respetaron. Nunca tuve interferencias.

-Pero cada vez que pretendió distanciarse, tuvo problemas?

-Es lo que quieren instalar. Si hablo con los obispos, es contra del Gobierno. Si hablo con los intendentes, es contra del Gobierno. No tomen eso como referencia. Tomen en cuenta lo que hago para cuidar la provincia. Cuando la provincia no trabajó con el Gobierno, perdió la provincia y el país. La suerte de la provincia está atada al Gobierno.

-¿La salida de Monzó fue por dependencia económica?

-No hubo condicionamientos. Los fondos para los sueldos ya habían llegado cuando decidí lo de Monzó.

-Llegaron a último momento.

-El Gobierno tampoco está para tirar manteca al techo. Tiene su situación de baja recaudación, comprensible por la crisis internacional. No vinculen una cosa con otra. Hay plan de financiamiento con el Gobierno que se va a ir cumpliendo.

-Se reunió con el agro en la Rural, después le llevó reclamos a la Presidenta y el Gobierno lo negó. ¿Ahí empezaron los problemas?

-Ese día con la Presidenta conversamos abiertamente.

-Habló del campo...

-Hablé de todo lo que tenía que hablar. Lo importante son los resultados. ¿Se avanzó con la compensación de los tambos? Se avanzó. ¿Se avanzó con la carne? Se avanzó.

-No importa que el Gobierno lo haya desmentido.

-Importan los resultados.

-¿Critica el paro del campo?

-Quisiera que se cumpla con una tregua. No desconozco los problemas, pero fijemos prioridades.

-¿Bajaría las retenciones?

-No necesariamente. Puede haber otros incentivos. Hay que cuidar el equilibrio fiscal.

-¿Qué sintió cuándo Eduardo Buzzi lo llamó "felpudo de Kirchner"?

-No voy a responder provocaciones. Trabajo para buscar lo mejor para la provincia.

-¿Sus últimas reuniones incluyeron empresarios de medios?

-Hablo con todo el mundo. Todo empresario tiene mis puertas abiertas.

-¿Sabía que esos encuentros le molestaron a Kirchner?

-Si hubiera un impuesto al rumor, solucionaríamos todos los déficits.

-¿Qué opina del proyecto para la nueva ley de radiodifusión?

-Hay un debate. La propia Presidenta ha dicho que el debate está abierto para introducir modificaciones. Hay plenario de comisiones, con toda la dinámica parlamentaria en marcha.

-¿Está de acuerdo con la ley?

-Todo el mundo dicen que hace falta una nueva ley. Desde el Gobierno hasta el Grupo Clarín. Hay que discutir una nueva ley. El tema de cómo y cuándo, es un tema del Congreso. Bastante tengo ya con la provincia.

-¿Le parece que hay un poder "extorsionador" en la prensa, como dijo la Presidenta?

-No voy a entrar en ese juego. Yo... [silencio] no voy a hacer comentarios de un tema que puede ser interpretado de un lado o del otro en un momento sensible. Vean lo que digo y lo que hago? [silencio]. Viva la democracia y la libertad. Algunos medios tendrán una característica, otros otra. Hay que bajar el nivel de dramatismo que le damos a cada cosa.

-¿Cree en los fusilamientos mediáticos?

-Cada uno expresa sus puntos de vista con distintas palabras. Soy muy respetuoso... [silencio] de la Presidenta. Soy respetuoso de la libertad. De la democracia. No me pongan a comentar cuestiones que, si digo una cosa u otra, voy a estar de un lado o del otro.

-Ayer estuvo en Olivos...

[Interrumpe] -Tuve la reunión 1248 [risas]. Es normal que me reúna.

-¿Le prometieron los fondos que necesita la provincia?

-No tengo tan mal gusto de hablar siempre de estas cosas.

-¿Y de qué hablaron?

-Son cuestiones nuestras.

-¿Cómo van a solucionar el déficit bonaerense?

-Con acompañamiento nacional y esfuerzos propios, que incluye la reforma fiscal, con algunas correcciones.

-¿Va a recibir los $ 2250 millones que necesita para los sueldos?

-Quiero despejar la incertidumbre. No pasa nada. Necesitamos el acompañamiento normal del Gobierno. Como siempre.

Comentá la nota