Scioli: "No estoy conforme con Stornelli ni con ninguno de mis ministros"

Scioli: "No estoy conforme con Stornelli ni con ninguno de mis ministros"
Enfrenta el momento más difícil de su gestión por el incremento de la inseguridad. Reconoce que aumentó el grado de violencia y se muestra dispuesto a apostar a un endurecimiento de su estrategia.
Fiel a su estilo, llega apurado. Pero extraño en él, se lo nota abatido. Viene de reunirse con el marido de Sandra Almirón, asesinada durante un asalto en Derqui el último miércoles. "Es terrible lo que pasó con la maestra", dice después de saludar. Se sienta y respira profundo. Sus muecas dejan traslucir el cansancio y el desgaste por los últimos hechos de inseguridad.

En una entrevista con PERFIL el gobernador Daniel Scioli admite que hay mayor violencia en los últimos delitos ocurridos en la provincia de Buenos Aires y sostiene que evalúa día a día la continuidad de sus ministros en el Gabinete. Asegura que es positiva la creación de la Policía Metropolitana en Capital Federal. Además, el mandatario bonaerense reconoce que paga costos políticos por su alineamiento a los Kirchner, aunque asegura que no es una "persona manejable".

—Se lo nota afectado por la inseguridad

—Pasan estas cosas y hablar con los familiares de las víctimas es desgarrador. En el medio, obviamente, siempre se meten algunos a ver si sacan algún rédito político.

—¿Visualiza una escalada en los hechos de inseguridad?

—Se dan características feroces de ataques irracionales con una violencia que no tiene muchos antecedentes. Por eso reafirmo mi convicción de que la droga o en algunos casos, el exceso de alcohol, te lleva a ponerlos fuera de sí ante la menor situación. El caso Cáceres, el de la arquitecta y el de la maestra ponen en evidencia la forma de actuar de estos asesinos, que nos exigen que avancemos cada día con más intensidad en las medidas que se toman a diario. Debemos ir adaptando las leyes vigentes a estas nuevas conductas. Con respecto al robo de autos y los desarmaderos, le pedimos a la C.iudad de Buenos Aires el máximo control posible, porque hay calles conocidas en la Capital (NdR: avenida Warnes) en las que se comercializan repuestos de autos usados.

— ¿Percibe mayor violencia en el delito?

— Sí, esto es inédito.

—Dice que hay más violencia ¿hay más delitos también?

—No quiero entrar en la polémica de las estadísticas, porque no es consuelo para nadie, a mí no me gusta dar excusas. Son los que hay, son violentos. Los estamos agarrando a todos y yo quiero que lo sepan, porque estamos en un enfrentamiento total. De a uno los estamos metiendo presos a todos. Fíjense como caen, pum. Roban, matan, caen presos, roban matan caen, preso, preso, preso. Están todos detenidos. Estamos en problemas porque tenemos un territorio grande como Italia, donde ojalá pueda poner dos policías por cuadra. Con lo que tengo quiero ver cómo hago la mayor cantidad de cosas posibles

—Usted impulsa un código contravencional que endurece la política de seguridad. ¿Esto se da porque hay más inseguridad o por un pedido de una sociedad que en junio votó a De Narváez y su discurso de mano dura?

—Yo lo hago por una responsabilidad institucional, no lo hago por una cuestión electoral. La gente sí reclama esto, quiere más firmeza, más seguridad y más justicia. Y si estamos ante delincuentes que están dispuestos a todo, tenemos que buscar la manera de ir acorralando, cercando y desarmando a todos estos individuos.

—Está por cumplirse la mitad de su mandato y siempre debe reforzar lo que se hizo hasta ahora, ¿hubo una subestimación de la problemática de la inseguridad?

—Nosotros de entrada teníamos claro que debíamos mejorar la operatividad de la Policía, que se había roto la confianza entre la fuerza y la ciudadanía, que sin policía no podía haber seguridad, sólo con la Policía tampoco y menos contra la Policía. Necesitamos un buen policía que tenga las herramientas necesarias y cuando hay un policía que no honre el uniforme, aplicaremos el máximo rigor. No quiero hablar de endurecimiento porque se entra en esa cosa de mano dura, mano blanda. Sabemos que en algún momento hubo excesos y acá siempre habrá intervención de juzgados. No hay marco para que haya excesos y si alguno lo hace, va a tener en mí su peor enemigo. Explíquenme cómo hago para combatir el delito si no tengo a la Policía.

— Trascendieron algunas reuniones que tuvo con Ruckauf por la seguridad...

— Yo no me reuní ni hable del tema con él. Hace tiempo que no lo veo.

— ¿Está conforme con la gestión del ministro Carlos Stornelli?

— Yo nunca estoy conforme con ningún ministro. Ni con el secretario de prensa ni con nadie. Soy exigente por naturaleza, no estoy conforme ni conmigo mismo. Cuando hay un episodio como éste (el asesinato de Sandra), cómo voy a estar conforme con el ministro (Stornelli). Qué pensaría la gente, no puedo estar conforme. No puedo estar conforme con la educación mientras haya deserción escolar, no puedo estar conforme con la salud mientras haya cierto porcentaje de mortalidad infantil, no puedo estar conforme con infraestructura mientras haya vecinos sin agua potable y cloacas. Esto no significa que cuando haya un problema, yo tome el camino más fácil y diga "la culpa la tiene el ministro" y lo tiro por la ventana.

—¿En el recambio de gabinete pueden haber novedades en el área de seguridad?

—No está previsto. Yo voy evaluando todos los días de acuerdo a los resultados y al compromiso de cada ministro, de cada secretario de acuerdo a las tareas que le he confiado.

—¿Qué posición tiene con respecto a la Policía Metropolitana?

—Están teniendo muchas dificultades. Yo manejo 54 mil policías y ahí están tratando de hacer una fuerza con 500 policías y miren los despelotes que tienen, que vengan un rato acá (risas).

—Le parece positiva la creación de la Metropolitana...

—Sí, sí, la Ciudad puede organizar un buen equipo de prevención, trabajando y respetando la Federal, sí. Pero espero que de una vez por todas, después de estas cosas, puedan hacerlo

Comentá la nota