Scioli esquivó definición por los salarios docentes

Consultado sobre el reclamo de aumento, no lo descartó ni confirmó. Sólo dijo que "no hago futurismo". Resaltó que ya subió sueldos "cuando estaban dadas las condiciones"
En medio de la campaña electoral, el gobernador Daniel Scioli evitó ayer explayarse respecto de si atenderá el reclamo gremial de aumento para los docentes bonaerenses de cara al segundo cuatrimestre del año, y se limitó a precisar que no se dedica a hacer "futurología".

Este diario lo consultó sobre los reclamos para retomar la paritaria sectorial. Teniendo en cuenta que el director de Escuelas Mario Oporto ya respondió con un rotundo "no", era necesario conocer la posición política del mandatario y candidato oficialista.

Pero Scioli esquivó el planteo y rehuyó a dar precisiones. Sólo se limitó a señalar que "nosotros hemos logrado acuerdos satisfactorios para todas las partes en las últimas paritarias, con una agenda que fue más allá de los salarios, así que todo eso se está cumpliendo con un gran esfuerzo de los contribuyentes de la Provincia".

También repitió que no hay mayor satisfacción para quien gobierna poder brindar todos los aumentos que uno pueda brindar cuando están dadas las condiciones, en lo que podría interpretarse que ante la crisis que tanto promociona el Gobierno será complicado volver a retocar los haberes de los educadores.

Scioli aseguró ayer que "estamos haciendo un esfuerzo muy grande para apuntalar la actividad económica y que eso sea redundancia del crecimiento sostenido de la recaudación, para, a la vez, seguir invirtiendo en todos los servicios en los que tiene que invertir esta Provincia, que no es solamente en educación, es seguridad, es justicia, es salud. Salud también con una impronta nueva".

Los gremios docentes Udocba, FEB y Suteba ya anticiparon que tras las elecciones volverán a la carga para que se reabra la discusión salarial y se establezca una nueva política de ingresos para la docencia a partir del 1º de julio próximo.

Los maestros aseguran que el constante incremento en el costo de vida ya devoró la última suba del 9% que se otorgó con retroactividad al 1º de marzo pasado. Es por ello que ya amenazan con condicionar el reinicio de la actividad escolar tras las vacaciones de invierno si el Gobierno bonaerense no acepta discutir salarios y termina otorgando una nueva suba.

Para la Provincia se trata de un tema complejo por el rojo que arrastra en sus cuentas. Por ello, sin ayuda de Nación difícilmente pueda volver a aumentar los haberes docentes.

Comentá la nota