Scioli, “disconforme” con su política de seguridad

Igual dijo que el ministerio de Seguridad y la Policía están haciendo un esfuerzo “titánico”. El gobierno bonaerense estaría planificando cambios profundos en el área, a raíz de la última ola de delitos. El mandatario provincial reclamó una reunión de los tres poderes para debatir la baja de la edad de imputabilidad
La inseguridad y la ola de delitos cruentos en la provincia de Buenos Aires no da respiro a la gestión oficial y eso sí es una sensación cada día más firme en la población.

En ese marco, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, admitió ayer que no puede sentirse “conforme” con la política de seguridad de su administración “mientras haya delitos y muertes”, y reconoció que el “gran esfuerzo” que realizan las autoridades del área y la Policía provincial “no cumple con las expectativas que tiene la ciudadanía”.

“Yo no puedo responder con estadísticas ni diciendo que estoy conforme cuando han matado a una persona hace dos días en Florencio Varela o los otros episodios que son de conocimiento público”, aceptó, pero defendió la tarea “titánica” que realizan el ministro de Seguridad, Carlos Stornelli, y el jefe de la Policía bonaerense, Daniel Salcedo, en la lucha contra la violencia.

En ese orden, Scioli insistió en que no se puede declarar “conforme con la política de seguridad mientras haya delitos, muertes y la situación que generan (estos episodios)”, al remarcar que frente a esta problemática es “absolutamente exigente”.

“Reconozco que hoy la Policía, a partir de la conducción de Stornelli y del superintendente Salcedo están haciendo un gran esfuerzo que yo sé que todavía no cumple con la expectativas que tiene la ciudadanía”, resaltó.

“Estamos ante una situación muy compleja donde sólo la Policía o un ministro de Seguridad no la pueden resolver; hace falta el compromiso de todos”, añadió.

De hecho, en las últimas horas hubo fuertes rumores sobre cambios profundos en la política de seguridad oficial. Según supo Hoy, se estaría estudiando dividir a la Provincia en cuatro zonas, controladas cada una con un jefe policial (superintendente). También se habla de cinco nuevos relevamientos en la cúpula policial.

En este contexto, el proyecto oficialista para bajar la edad de imputabilidad para los menores que cometen delitos graves sigue dando qué hablar y ante las fuertes negativas de diversos sectores de avalar la discusión propuesta, Scioli volvió a defenderla y recordó que no se trata de una iniciativa propia, sino que es la ya presentada por la legisladora kirchnerista Vilma Ibarra y apoyada por Gerardo Morales, titular de la UCR.

“Pero ningún cambio de una ley por sí solo resuelve el problema, no podemos ir de un extremo al otro, todos los extremos hacen mucho daño”, resaltó.

Por ello, reclamó la necesidad de que los tres poderes públicos se unan para discutir alternativas que permitan enfrentar este flagelo.

“He convocado para esta semana entrante a fiscales, a la Procuración, a la Corte, a intendentes, a legisladores nacionales porque me parece importante que en el diálogo institucional de los tres poderes (surja) el máximo compromiso de todos los sectores”, señaló.

Finalmente, el mandatario provincial aseguró que “nosotros estamos en un trabajo profundo desde el primer día de reiterar un sentimiento de confianza entre la ciudadanía y la Policía de la provincia de Buenos Aires, que hay canales de comunicación a través del 911 y que hay mayor equipamiento de esa policía”.

Comentá la nota