Scioli dijo que él no pedirá la anulación de las retenciones.

Scioli dijo que él no pedirá la anulación de las retenciones.
Declaró la emergencia agropecuaria para la provincia y estableció una agenda de trabajo con CARBAP, una de las entidades representadas en la Mesa de Enlace.
Pero Daniel Scioli sabe que la relación política con el campo tiene un límite para no entorpecer su vínculo con la Casa Rosada: las retenciones a las exportaciones. Por eso, ayer reiteró que no va a reclamar la suspensión de este impuesto como alternativa para aliviar la crisis chacarera provocada por la sequía y la caída de los precios internacionales.

SDLqNo me voy a sumar a la polémica por ese tema porque es un muy sensible y hay que abordarlo con mucha responsabilidad. No se puede desfinanciar el Estado, que tiene que atender otros tipos de servicios, como la educación, la salud y la seguridad", dijo el gobernador y de esta manera marcó una diferencia clara con sus colegas de Santa Fe y Córdoba. Hermes Binner planteó hace una semana la necesidad de "suspender por 180 días" el cobro de retenciones a los productores afectados por el fenómeno climático. Y Juan Schiaretti hizo una propuesta parecida para beneficiar a los agricultores cordobeses. Hasta el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, se sumó al pedido.

El argumento utilizado por Scioli es que no sólo el campo tiene dificultades. "A quienes proponen eliminar todo les preguntaría: ¿De dónde saldrán los recursos del Estado para afrontar los requerimientos indelegables de educación, salud, y seguridad?", cuestionó.

Esta semana, la provincia dispuso la emergencia en todo el territorio para que los propietarios de establecimientos afectados por la falta de agua puedan solicitar la suspensión del pago de impuestos nacionales y provinciales. El fisco provincial dejará de percibir casi 200 millones de pesos por la cancelación o postergación del inmobiliario rural en 71 distritos afectados por el suceso climático. La medida regirá hasta el 31 de julio de 2009. La disposición permite a los damnificados adherirse a las excepciones impositivas previstas en la emergencia nacional decretada por la presidenta Cristina Fernández a fines de enero.

El impacto de la falta de humedad sobre la producción agropecuaria bonaerense es difícil de mensurar. No obstante, los técnicos de CARBAP evaluaron que los productores deberán absorber pérdidas por más de 3.600 millones de pesos en 2009. Es por reducción en los rindes de los cultivos tradicionales (trigo, maíz, girasol y soja) calculados en un 20% y por la muerte de animales como consecuencia de la carencia de pasturas.

Comentá la nota