Scioli se despegó de los dichos de su hermano: "nadie habla por mí", dijo

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, salió hoy a distanciarse de las declaraciones públicas de su hermano, el secretario General de la Gobernación, José Scioli, al aclarar que "nadie habla por mí: el pensamiento del gobernador es sólo expresado por mí".
De esa forma, el mandatario provincial salió esta mañana a negar que las declaraciones de José Scioli, quien ayer había cuestionado públicamente la citación a de Narváez a contramano de la posición del oficialismo, que ‘defiende’ el accionar del polémico Faggionato Márquez particularmente en esa causa, al afirmar que estos hechos, próximos a las elecciones, "embarran" el clima electoral.

En declaraciones a una emisora de radio porteña, el mandatario provincial cuestionó a los medios porque –dijo- "se quiso dar una interpretación distorsionada" de los dichos de José Scioli, con la intención de ‘distanciarlo’ de la posición del gobierno nacional.

"Hace 7 años que me quieren hacer distanciar o pelear con (Néstor) Kirchner" aseguró Scioli, y en ese marco remarcó que "cuanto más grandes son los compromisos, más grande la responsabilidad y más grandes son las dificultades en el camino, más nos van a ver empujando juntos –con la Nación- hacia el futuro".

Se supo, siempre, de las dos posiciones que anidan en la ‘mesa chica’ de la gestión provincial en torno al alineamiento con la Casa Rosada: la de Jefatura de Gabinete, expresada por Alberto Pérez, de encolumnarse detrás de cualquier mandato K y la de la Secretaría General de la Gobernación, José Scioli, de tomar distancia de aquellas medidas que, como en el conflicto con el campo, pudiesen dañar la imagen –y consecuentemente la construcción del poder- del mandatario provincial.

Pese a ello, nunca José Scioli dijo en público aquello que vomitaba en privado. Por eso, cuando ayer lanzó la polémica frase acerca de la citación a de Narváez, nadie creyó que el propio gobernador no estuviese enterado de su pensamiento y mucho menos que iba a decirlo públicamente. Y, en consecuencia, que exprese una posición oficial en relación a la polémica.

Ayer también, en la gobernación, trascendió que algunos sondeos demostraban que la mayoría de los bonaerenses lo cree al empresario de Narváez más como "víctima" de un ataque estrictamente electoral, que como un pichón de contrabastista de efedrina. Y en ese marco, en voz baja, hubo quienes le encontraban una explicación a los dichos de Pepe Scioli: "si las encuestas dicen eso, más vale despegarse un poco del bando de los ‘victimarios’", deslizaban.

Esta mañana, Scioli criticó a los que "cupieren instalar estos temas buscando de qué manera correr la atención de la sociedad a los problemas que a la gente preocupa, que son los problemas de la vida cotidiana, nuestra cuestiones que se deben resolver dentro del marco de lo que es la independencia de los poderes".

"Al Gobierno siempre se lo quiere culpar o acusar de todos los males, pero cuando las cosas andan bien son frutos de los vientos de cola, de las casualidades o de la suerte; nos va bien, humildemente, porque hicimos las cosas bien", agregó el mandatario provincial.

Comentá la nota