Scioli se despegó de D´Elía y salió a defender a los famosos

Dijo que comprende la preocupación por la seguridad. Y que hablan de buena fe.
Acaso porque fue famoso antes de ser político, o porque los conoce. O a lo mejor para intentar frenar la polémica, el gobernador bonaerense Daniel Scioli aseguró ayer que "comprende la preocupación" de las estrellas televisivas que en los últimos días cuestionaron duramente la política de seguridad y la creciente conflictividad social.

La polémica cruzó peligrosamente a tres de las principales figuras de la farándula con el piquetero K Luis D'Elía.

No queda claro el rol de D'Elía ni la utilidad que podría resultar para el Gobierno una confrontación abierta con las figuras de mayor rating de la TV: Marcelo Tinelli, Susana Giménez y Mirtha Legrand.

Scioli salió ayer a despegarse del dirigente social cuando le pidieron opinión. "Comprendo su preocupación y me consta que más allá de ser referentes artísticos e ídolos populares están preocupados por los distintos temas de nuestro país y lo que dicen lo hacen para tratar de ayudar", dijo Scioli: "La seguridad la vamos a mejorar entre todos", añadió sobre el tema que le compete tras la presentación del nuevo Código Contravencional que enviará a la Legislatura bonaerense (pág. 71).

"Hablan de buena fe, sin segundas intenciones", dijo Scioli. "El éxito de Tinelli es fruto de su trabajo, tenacidad y talento", agregó.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, defendió en cambio el derecho de D'Elía a decir "lo que le plazca". Aunque se apuró a aclarar que "no pertenece al Gobierno".

Los famosos se habían sacado chispas con el jefe del bloque de senadores K, Miguel Angel Pichetto, y especialmente con D'Elía, en torno al debate por la seguridad. "¿Quién carajo son estos tipos? ¿Qué carajo han hecho por el conjunto de la comunidad para que todos podamos vivir mejor?", había lanzado el dirigente piquetero después de que los artistas de TV, con Mirtha y Susana a la cabeza, amenazaron armar una marcha para pedir por mayores medidas de seguridad.

Tinelli hizo el descargo en su programa y no pasó por alto la acusación que había hecho el piquetero de que muchos en la farándula querían el regreso de los militares. "Que yo hable de paz te cuesta entender porque sos un violento. ¿Quiénes carajo somos?: un ciudadano como vos que pide vivir en paz y con seguridad y que ha hecho muchas cosas por la sociedad. No me siento un títere, nadie me regaló nada, y perdí a mis seres queridos de chiquito. Lo que hice lo hice laburando y jamás quiero ni quise que vuelvan los militares. No necesito tener a toda mi familia trabajando en la ANSeS", le apuntó directamente a D'Elía.

El piquetero reaccionó ayer con más vehemencia. "No tenía necesidad de meterse con la familia -le recriminó a Tinelli--, con los hijos. Mis pibes se rompen el lomo laburando 10, 11, 12 horas por día, atendiendo como cualquier empleado en un mostrador de la Anses. Tinelli mezcla temas, miente. Me tendría que haber pegado a mí. Me contestó más que como animador de televisión, como dueño del prostíbulo. Lamentablemente, me contestó como patrón del prostíbulo".

Desde la pantalla de América, Mirtha aprovechó su programa de ayer para seguir los pasos de Tinelli y contestó las manifestaciones de D'Elía, al tiempo que señaló que no va a ser promotora de la convocatoria a una marcha, debido a la "politización" del tema.

Mirtha explicó que estaba "muy dolida" por lo que dijo D'Elía "sobre Susana y sobre mí" y añadió que ella creía que "el señor D'Elía era un caballero". Añadió que "con la confrontación y a la agresividad, hay que tener cuidado con los enfrentamientos entre argentinos".

La aparición de D'Elía en medio del debate por la inseguridad volvió a incomodar al Gobierno en términos de imagen e impacto social. Aun así, está claro que a lo largo de los años kirchneristas el piquetero ha sido uno de sus aliados más fieles. A tal punto que suele decirse que, con sus declaraciones, no hace más que expresar lo que piensan en los despachos más influyentes de la Rosada.

Comentá la nota