Scioli se despega de Kirchner y busca una nueva alianza con los intendentes

Scioli se despega de Kirchner y busca una nueva alianza con los intendentes
Quiere una nueva base para su gobierno. Reforzará el estilo aperturista y ofrecerá un cargo a la oposición.
Lejos de Kirchner, junto a los intendentes y abierto a la oposición. Con esa fórmula, Daniel Scioli intenta reconstruir su base de sustentación después de la derrota electoral y relanzar su gestión para afrontar la segunda mitad de su mandato.

Uno de los funcionarios más cercanos al gobernador lo asume sin disimulo ante Clarín. "Entendimos que el resultado electoral abrió otro escenario. Por eso estamos construyendo una nueva alianza de gobierno junto a los 134 intendentes de la Provincia", explica, tras admitir que el esquema que le sirvió a Scioli para triunfar con comodidad en 2007 y gobernar un territorio ajeno a su trayectoria, se extinguió el 28 de junio. "Antes, Kirchner era el líder indiscutido y los intendentes peregrinaban a Olivos para conseguir beneficios para sus distritos. Eso se acabó. Ahora lo necesitan a Daniel, y Daniel a ellos. Es beneficio mutuo", sintetiza quien conoce de cerca los volantazos oportunos con los que Scioli pavimentó su carrera.

En las últimas semanas, el propio gobernador, su hermano y secretario general, José, el vice Alberto Balestrini, el jefe de Gabinete, Alberto Pérez, y el ministro de Gobierno, Eduardo Camaño, se encargaron de ir tejiendo esta nueva malla de sostén para el Gobierno provincial. Tras regresar ayer de Italia, Scioli termina de definir en estas horas las modificaciones en su equipo de gobierno que expresarán la nueva alianza.

Ya es sabido que el caudillo de Avellaneda, Baldomero "Cacho" Alvarez, reemplazará a Daniel Arroyo en Desarrollo Social. Desde su nuevo puesto, Alvarez se encargará de que los intendentes recuperen la capacidad de distribuir asistencia entre los vecinos más pobres de sus distritos.

"No habrá más cambios de ministros", aseguraron a Clarín dos hombres de máxima confianza del Gobernador, desmintiendo los rumores que anticipaban la salida de Carlos Stornelli (Seguridad), Martín Ferré (Producción) y Cristina Alvarez Rodríguez (Infraestructura). Sí habrá, en cambio, modificaciones en las segundas y terceras líneas de esos ministerios y en otras áreas como el directorio del Banco Provincia, el Instituto de Loterías y Casinos, el IPS (Instituto de Previsión Social) y las secretarías de Turismo y Deportes. Allí se abrirían espacios para representantes de la industria, los sindicatos y, sobre todo, para referentes políticos de las diferentes secciones electorales, una balanza que hay que equilibrar para evitar recelos.

Al ser "Cacho" Alvarez de la Tercera sección, por ejemplo, en la Primera ya esperan compensación. Para comenzar, al confirmarse que la candidatura de Alvarez Rodríguez a senadora provincial fue sólo testimonial, su banca recaerá en manos de María Rosa de Acuña, la esposa del intendente de Hurlingham.

El gobernador promete profundizar su veta dialoguista con todos los sectores políticos, las entidades del campo y la Iglesia. Por ahora, no incorporará figuras del peronismo disidente al Gobierno. Pero podría brindar un gesto definitivo de su estilo aperturista ofreciendo un cargo de control de gestión a la principal fuerza de oposición en la Legislatura, la Coalición Cívica.

Pero el compromiso más importante que asumió Scioli con los jefes comunales es erigirse en el defensor de los fondos para obras si la Nación amenaza con recortes. "Me voy a plantar ante Cristina, si hace falta", dijo.

"De la boca de Scioli no saldrá ninguna crítica a Kirchner. No es su estilo. Pero reconstruirá su poder sin él", aseguran sus colaboradores, que confían en la capacidad del jefe de recuperarse del golpe en las urnas y volverse a poner carrera para 2011 confirmando la leyenda del traje de amianto.

Comentá la nota