Scioli: "Hay que dejar atrás las diferencias"

Un mensaje para el campo y el oficialismo
"Vuelvo a ser el Daniel Scioli con la impronta de siempre." La frase no es antojadiza y tiene un profundo sentido de la oportunidad en que se dice: en los últimos días el gobernador bonaerense comenzó a tomar cierta distancia de los Kirchner. Para ratificar ese rumbo, ayer, en una conversación telefónica con La Nacion, dijo: "Hay que dejar atrás todas las diferencias y los desencuentros que tuvimos con la gente del campo y con la oposición para pensar más en resolver los problemas del país".

Además, la expresión cobra mayor significado si se tiene en cuenta que Scioli se reunirá pasado mañana con la presidenta Cristina Kirchner para llevarle un listado de reclamos, entre los que se incluyen una actualización del Fondo del Conurbano, una baja en las retenciones al trigo y al maíz, la reapertura de las exportaciones de carne y una ayuda de la Nación para solventar el déficit que hoy tiene la provincia de Buenos Aires. "Vamos a dialogar con la Presidenta con ánimo constructivo. Con el ánimo de defender a los bonaerenses", dijo Scioli, ayer, en diálogo con LA NACION. El gobernador bonaerense hizo este planteo el mismo día en que visitó la Sociedad Rural y a sus autoridades (ver aparte).

-¿Por qué se reunió ahora con el campo cuando estuvo enfrentado, junto con los Kirchner, durante tanto tiempo con este sector?

-Lo hice para defender a la provincia y lo hice ahora después de las elecciones para despolitizar todo. La agenda del campo será central para resolver muchos problemas. Los temas prioritarios que voy a llevar a la Presidenta serán evaluar una baja en las retenciones al trigo, la atención a los productores de leche y la reapertura de las exportaciones de carne.

-¿Se trata de un distanciamiento de usted con la Nación?

-No, para nada. La provincia viene trabajando con la Nación y tengo que agradecerle a la Presidenta por esto. Desde la provincia, hemos hecho muchos esfuerzos con la reforma fiscal. Logramos optimizar al máximo los recursos propios y la reorientación del gasto. Hoy Buenos Aires tiene una recaudación de 2000 millones de pesos más que hace dos años.

-Pero aun así no pueden cubrir el déficit que tienen...

-Hay temas de pago salarial por resolver y se buscarán mecanismos. El Fondo del Conurbano quedó congelado y, entonces, pedimos una actualización. Habrá que evaluar este y otros mecanismos. Siempre lo plantearemos en términos de diálogo.

-¿Por qué cree que el Gobierno sigue sin dialogar con el campo luego de las elecciones?

-Ya lo van a hacer. Tengo confianza que lo van a hacer.

-¿Qué pasó para que usted saliera a diferenciarse tanto de los Kirchner en estos días?

-Yo no me diferencié. Simplemente estoy hablando a favor de mi provincia. Cuando hubo problemas de gobernabilidad, le puse el hombro a la Nación. Ahora, es importante que la Nación defienda también los intereses de la provincia.

-¿Cree que a los Kirchner les gustará su planteo?

-Ellos comprenden que es lógico el planteo que hago para defender a mi provincia. Claro que esta defensa no la voy a hacer en forma alocada e irresponsable, sino en los términos de mi impronta. Vuelvo a ser el Scioli con la impronta del diálogo. Y la Nación no va a abandonar a la provincia porque yo haga estos planteos.

-Kirchner tildó de "traidores" a varios intendentes, y usted suma intendentes a su gabinete...

-No me consta que Kirchner haya dicho eso. Y yo sólo incluí al intendente de Avellaneda [Baldomero Alvarez de Olivera] en mi gabinete por todo el trabajo por temas de inclusión social y de niñez que venía haciendo en su municipio.

-¿No se hace ninguna autocrítica después de los comicios?

-Creo que había que escuchar al campo, mejorar los temas de seguridad, dialogar con la oposición. Y todo esto lo estoy haciendo. La gente en las elecciones nos dio un poco de poder a cada uno, y dijo: «Busquen el consenso». Todos nos necesitamos. Los que ganaron las elecciones también nos necesitan a nosotros.

-¿Seguirá al frente del PJ?

-Es el cargo institucional que me toca y, desde allí, voy a llamar al diálogo a todos los sectores.

-¿A todos?

-Sí, yo dialogo con todos, con Kirchner [Néstor], con Schiaretti [Juan, gobernador de Córdoba], con Duhalde [Eduardo], con Solá [Felipe]...hasta hablé con Gernónimo Venegas [dirigente sindical del agro]. Con muchos de estos dirigentes tuvimos diferencias y desencuentros. Pero cómo no voy a dialogar. El resultado electoral fue muy claro: nadie puede llevarse por delante a nadie. Además, al Gobierno le quedan dos años de gestión y debemos apoyarlo en todo y entre todos.

Comentá la nota