Scioli le confirmó a De Narváez y a Solá que habló del campo con Cristina

El gobernador aclaró que llevó reclamos del agro a la Rosada. Desde Unión-PRO pidieron soluciones urgentes para el sector. Pobreza, inseguridad y déficit provincial, en la agenda
Si de comparaciones se trata, Francisco de Narváez y Felipe Solá salieron más optimistas y satisfechos de la reunión mantenida ayer con el gobernador bonaerense Daniel Scioli que del encuentro compartido con el ministro del Interior Florencio Randazzo hace una semana en la Casa Rosada. Es que en la primera ronda de diálogo político provincial, el mandatario los recibió con su gabinete ministerial, algo que fue interpretado por la oposición como un gesto favorable de relevancia y predisposición. Los representantes de Unión PRO pudieron abordar todos los temas de su agenda, desde la situación de la pobreza y las finanzas de la provincia, hasta de la importancia de la seguridad. Y en especial, de la grave situación que atraviesa el campo y la necesidad de buscar soluciones urgentes. Fue ahí cuando Scioli les aseguró que durante su encuentro con la presidenta Cristina Kirchner planteó su propuesta para bajar las retenciones al trigo y al maíz y subir las compensaciones a la leche y la carne. Algo que ayer seguía desmintiendo públicamente el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Los dirigentes de Unión PRO -que estuvieron acompañados por varios legisladores electos, entre ellos Claudia Rucci, Gustavo Ferrari, Gladys González, Raúl Rivara y Eduardo Amadeo-llevaron sus propuestas e hicieron reclamos. Hubo una introducción a cargo del gobernador y un informe de gestión en las áreas de Economía, Seguridad, Asuntos agrarios, Salud, Desarrollo Social, Justicia, Infraestructura y Banco Provincia. Pero pese a la buena voluntad -destacada por los opositores-no hubo respuestas concretas durante las dos horas que duró el desayuno, sobre todo cuando De Narváez preguntó por las expectativas de financiación futura del déficit fiscal provincial, que el ministro de economía Alejandro Arlía ubicó en 5.500 millones de pesos. Se acordó conformar mesas de trabajo en cuatro áreas no excluyentes: desarrollo social; seguridad y justicia; campo, y economía y finanzas, que coordinarán el ministro de Gobierno Eduardo Camaño y Ferrari, y estarán conformadas por los ministros provinciales y los referentes del sector de la fuerza opositora. Los resultados se evaluarán en treinta días. "Acordamos continuar con este proceso de diálogo y nos volveremos a reunir el 28 de agosto a las 10. En un mes vamos a decir en qué avanzamos, en qué no y qué es lo que queda por hacer", precisó De Narváez, durante una rueda de prensa junto a Solá, en un hotel de La Plata. Aunque aclaró que la definición de un temario conjunto de trabajo con el gobierno bonaerense no implica dejar de ser oposición. "Tenemos una clara predisposición a encontrar la mejor solución. Una cosa es ser oposición descalificante y otra cosa ser oposición constructiva", puntualizó.

Durante el encuentro, que arrancó a las 10, De Narváez insistió en la implementación de un plan único de asistencia a la pobreza. También hubo un intercambio con el jefe de la Policía, Juan Carlos Paggi, sobre cifras y estadísticas del delito y analizaron el sistema carcelario. El uniformado les dijo que se habían liberado unos 4 mil agentes que estaban en tareas administrativas, para prevención y vigilancia. El líder de Unión Celeste y Blanco insistió en que con bajar la ley de imputabilidad de menores, no se soluciona el problema del delito.

Solá, por su parte, reconoció que el déficit provincial fue generado por "una circunstancia histórica fuertísima", que no ha sido revertida, como "la injusticia que existe en el reparto de los recursos de la Nación".

Scioli, por su parte, sostuvo que la reunión presenta "una muestra de madurez" como la que está reclamando la sociedad en su conjunto. Hoy recibirá a los integrantes de la Coalición Cívica y el GEN, encabezados por Margarita Stolbizer.

Comentá la nota