Scioli se coló en la interna de los correntinos, pero lejos de los K

El gobernador dijo que sólo fue a visitar a Espínola, el candidato a intendente.
El gobernador bonaerense Daniel Scioli fue el único representante del oficialismo nacional que se hizo presente en Corrientes. Llegó cerca de las 19, antes de que se conocieran los resultados, aunque le puso límite a la lectura política que desataría su presencia: "Vine para apoyar a un gran amigo", dijo.

El "gran amigo" es el medallista olímpico de yatching Carlos "Camau" Espínola, que fue candidato a intendente de la capital en la lista peronista de Fabián Ríos. Al cierre de esta edición, "Camau" estaba muy cerca de ganar. Un poderoso corte de boletas lo favorecía frente a los candidatos de los primos Ricardo y Arturo Colombi.

-¿También vino para apoyar a Ríos?- preguntó Clarín a Scioli.

-Sí, claro -contestó- pero "Camau" es un gran amigo, un trabajador, siempre cercano a nosotros cuando fui vicepresidente y ahora, en la Provincia. Scioli subrayó cuatro veces que estaba aquí para apoyar a Espínola. Pero anoche, cerca de las 23:00 visitó el búnker del peronista Fabián Ríos.

Así buscó despegarse todo lo posible de una lectura nacional de semejante apoyo, el único referente nacional del kirchnerismo que se llegó a Corrientes. Y lo hizo antes de que se conozcan los resultados, todo un riesgo para cualquier dirigente político.

Es que mucho se habló del espacio kirchnerista en esta provincia. Muchas palabras y un hecho incontrastable: ningún dirigente ni funcionario del gobierno nacional pisó la provincia de Corrientes para apoyar a Ríos.

"Ni vinieron, ni les pedí que vengan", fue la fórmula elegida por el candidato para explicar las ausencias, en contraste evidente con las elecciones en otras provincias (como Catamarca o Córdoba) que fueron un verdadero desfile de funcionarios nacionales y promesas de obras a los intendentes.

Desde la UCR prefirieron mirar la presencia de Scioli como "un desafío" a Cristina, quien le había ordenado a Ríos que sea candidato a senador el 28 de junio pasado y éste se negó.

La presidenta se ofendió entonces con el senador, y hubo una amarga discusión. Desde entonces menguó la "ayuda" nacional para Ríos, quien sin embargo es una espada kirchnerista en el Senado, donde preside la Comisión de Presupuesto.

Y mantiene su lealtad: el último acto en el que participó Ríos, ya en plena veda electoral, fue la puesta en funciones de un nuevo delegado del COMFER a la provincia, en un acto donde se destacó el "espíritu democrático" de la ley de Medios que está tratando el Congreso. Y el director de normalización del organismo dijo que "no debería haber cambios" al proyecto.

Comentá la nota