Scioli, cada vez menos K

El gobernador Daniel Scioli ya decidió encarar los últimos 30 meses de su mandato con un acuerdo que incluya a todos los sectores del peronismo, inclusive los disidentes Felipe Solá y Eduardo Duhalde.
Para ampliar su base de sustentación, debilitada tras la derrota del 28J, y ante la creencia que sólo con los intendentes "no alcanza", Scioli analiza convocar para esta semana a todos los diputados nacionales con mandato y electos que se referencian en el peronismo, entre los que se alinearían los electos por Unión Pro Eduardo Amadeo, Jorge Sarghini e Ismael Pasaglia, todos enrolados con Solá. La única duda es Alfredo Atanasof, quien se transformó una pieza clave en el esquema de Francisco De Narváez en la última etapa.

[Scioli]

La idea es avanzar en un esquema de alianza política que, por un lado, le garantice gobernabilidad y, a la vez, resalte la autonomía que pretende tomar con respecto a la Casa Rosada, algo que le están exigiendo cada vez más sus nuevos asesores estrellas, como lo son el ministro de Gobierno, Eduardo Camaño, y el intendente de Merlo, Raúl Othacehe.

Mientras que el primero le garantiza la información de primera agua y el análisis exacto de lo que piensa buena parte del peronismo nacional, incluido los intendentes, el segundo tiene como termómetro al resto de sus pares, que en la Primera Sección Electoral están más atentos a nuevos rumbos que a quedar dentro del esquema kirchnerista, como todavía lo hacen los jefes comunales de la Tercera Sección Electoral.

A su vez trascendieron los diálogos que el gobernador mantuvo con Duhalde y Carlos Reutemann, como así también llamó la atención lo amena que fue la charla con los dirigentes de Unión Pro la semana pasada. Para que esto sucediera seguramente influyó la charla de casi media hora que mantuvieron, a solas, el actual mandatario provincial con su antecesor.

En este marco no llamó la atención que Sarghini sea electo como jefe de bancada del peronismo disdiente en la Cámara de Diputados de la Nación. Esta parece ser la primera movida coordinada entre los disidentes y Scioli, para quien es vital la discusión de métodos que ayuden a financiar la escuálida finanza pública bonaerense.

En todo este esquema, algo futurista si se toman en cuenta las posturas de uno y otro antes de las últimas elecciones, no entran las figuras de De Narváez ni Mauricio Macri. El primero porque no consideró los pedidos que Duhalde le formuló previo al cierre de lista ni tampoco atendió las solicitudes que le realizara desde Lomas de Zamora sobre los ejes de campaña.

Comentá la nota