Scioli busca apoyo.

En medio de los embates tras la derrota del domingo, el gobernador reunió ayer a los jefes comunales del Conurbano. Les pidió apoyo, y lo consiguió a medias. Los caciques exigieron que Kirchner no corte recursos para obra pública. Scioli busca oxígeno frente a las críticas que arrecian desde el seno del PJ.
Se necesitan mutuamente en el nuevo escenario tras la dura derrota del kirchnerismo en las legislativas del domingo pasado. El gobernador Daniel Scioli precisa de los intendentes del Conurbano para resistir a los fuertes embates que recibe tras su intento por reconstruir el PJ, y los caciques tienen una obsesión: conseguir que no se corte el flujo de recursos de la Casa Rosada para obra pública.

En ese marco, el mandatario provincial reunió ayer a los intendentes de la Primera y la Tercera Sección electoral, en tanto que para la semana próxima ya convocó a sus pares del interior provincial.

La excusa fue hablar de gestión y consensuar medidas para frenar el avance alarmante de la gripe A. Sin embargo, como era de esperar, la política partidaria se terminó colando en el encuentro del que también participó parte del gabinete bonaerense. En efecto, ayer se habló de política tras la convulsionada realidad del PJ y la tensa relación de los intendentes con Néstor Kirchner tras los hechos del domingo.

Fuentes oficiales que participaron del encuentro indicaron a Hoy que los jefes comunales evidenciaron su pánico de que el Gobierno les empiece a negar fondos por los cortes de boleta que empujaron a Kirchner a la derrota. De hecho, la mayoría de los jefes distritales del Gran Buenos Aires presentes ayer en la sede porteña del Bapro sacaron más votos que Kirchner.

La suerte nacional del peronismo no los preocupa, pero apuestan a condicionarla a cambio de recursos frescos para las administraciones. En concreto, el planteo que ayer le llegó a Scioli fue, palabras más, palabras menos: "Si se corta la plata para las obras públicas, no hay proyecto". El mandatario provincial escuchó y sumó otra preocupación a sus obsesiones partidarias.

Incluso el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, blanqueó que "realmente hemos tenido una reunión muy rica porque seguimos trabajando en los temas que nos habíamos planteado desde un principio, que tienen que ver con la obra pública, con los fondos necesarios para poder seguir llevando adelante los proyectos que tenemos en la Provincia y en los municipios; y por supuesto un tema que nos preocupa y nos está ocupando a todos como es la gripe A".

Ayer, se realizó un repaso conjunto de la situación económica de la Provincia con los intendentes y se quedó en una próxima reunión que encabezará el presidente de la Federación de Municipios de la provincia de Buenos Aires, el intendente (Alberto) Descalzo, donde están todos los intendentes del interior del Conurbano, de todos los partidos políticos, valuando el ritmo de las obras públicas, la marcha de la economía, la política sanitaria y todos aquellos ejes centrales de la gestión de gobierno.

O sea, todo para atender el planteo central de los intendentes.

Por su parte, tras el encuentro en la Capital Federal, Scioli consiguió un tibio encuentro de los jefes comunales. La representante de Luján, Graciela Rosso, lo expresó de este modo: "Lo que estuvimos hablando es sobre el apoyo al gobernador como presidente del PJ y como gobernador; y seguimos trabajando en la misma línea política, de igual manera que con el presidente del Partido Justicialista en la Provincia", indicó.

Comentá la nota