Scioli aumenta la ayuda estatal para desempleados.

Pagará $ 100 por hijo a las familias que no cobren asignaciones.
La provincia de Buenos Aires empezará a pagar las asignaciones familiares por hijo a los padres que no las perciben porque están desocupados o trabajan en negro. El programa comenzará a regir desde mediados de mes en cuatro distritos bonaerenses -Benito Juárez, Florentino Ameghino, Florencio Varela y Ensenada- y se extenderá gradualmente al resto de los municipios.

Así lo informó ayer a LA NACION el ministro de Desarrollo Social provincial, Daniel Arroyo. Actualmente, viven en Buenos Aires 1.700.000 niños de entre doce meses y seis años, de los cuales el 29% no recibe la asignación familiar que le correspondería si alguno de sus padres trabajara, según estudios oficiales.

El programa contempla una inversión inicial de 50 millones de pesos y, en tres años, beneficiará a cerca de 500.000 niños, indicó Arroyo. Agregó que a fines de este año el beneficio debería estar funcionando en 35 municipios y alcanzar a 150.000 chicos.

La ayuda se llevará a cabo mediante una transferencia monetaria por medio de una tarjeta del Banco Provincia, que se recargará mensualmente, y de manera automática, el segundo viernes de cada mes, con 100 pesos por cada niño menor de seis años de cada familia.

La contraprestación

Los padres interesados deberán presentar la partida de nacimiento del niño, para que el municipio cruce la información y coteje que ninguno de ellos perciba la asignación familiar. Luego de 30 días, se citará a los beneficiados y se les otorgará una tarjeta de débito cargada con el importe.

Cada tres meses, el organismo provincial se encargará de chequear que la situación familiar no se haya modificado. A su vez, se exigirá el certificado de escolaridad de los hijos y las libretas con el calendario de vacunación en regla.

Arroyo aclaró que el beneficio sólo es para aquellas familias que no tengan ninguna otra cobertura; es decir que no reciban pensiones no contributivas, que no estén contempladas en el Plan Familias (del gobierno nacional) y que no estén inscriptas en el monotributo.

El funcionario del gobierno de Daniel Scioli argumentó que la meta es que "todos los niños arranquen un escalón más arriba porque es un derecho para todos".

Luis Malagamba, senador provincial por la Coalición Cívica (CC), se mostró de acuerdo con la ayuda económica, pero sugirió que sea extendida hasta los 18 años, edad en la que los jóvenes ya podrían percibir su propio ingreso. "Me parece que así es escaso. Hay que reforzar aún más la inclusión", dijo a LA NACION.

Si bien los legisladores del bloque radical reivindicaron que se aplicara lo que ellos denominaron "el derecho ciudadano", creen que el dinero usado para tal fin debería haber tenido otro origen.

"Para estos planes deberían haberse usado los fondos de la Administradora Nacional de la Seguridad Social (Anses) y no para los canjes que dispuso el gobierno nacional", dijo a LA NACION Cecilia Moreau, diputada provincial por la UCR y miembro de la Comisión de Políticas Sociales.

1,7

Millones

* Es la cantidad de niños de entre seis meses y 12 años que viven en Buenos Aires. El 29 por ciento de ellos serían alcanzados por el nuevo beneficio.

50

Millones de pesos

* Es el presupuesto inicial del proyecto, que se completará en tres años.

$ 100

Por mes

* Es lo que cobrarán las familias beneficiadas por cada hijo menor de 12 años.

Comentá la nota