Scioli anunció que cerrará el bingo de La Plata y estudia otros casos

Dijo que no renovará la licencia de CODERE y analiza qué hacer con el casino de Tigre.
Daniel Scioli decidió cerrar el bingo la Plata y evalúa alternativas para el casino de Tigre y el bingo de Mar del Plata, próximos al vencimiento de las licencias habilitantes, renovadas por decreto del Ejecutivo hace un par de años.

"No hay voluntad política. Mi decisión es cerrarlo", dijo a Clarín. Recién arribado de la costa atlántica, Daniel Scioli explicó a que la firma CODERE, de capitales españoles, dejará de explotar la sala de juego de la capital bonaerense que incluye 500 máquinas tragamonedas.

Argumentó que La Plata es una ciudad "universitaria y administrativa" donde no corresponde que haya salas de juego.

La concesión tuvo cese administrativo en la última semana de diciembre 2008. Ahora, la empresa dispondrá de seis meses para desvincularse de este negocio en la capital bonaerense.

La alternativa de la estatización sólo esta condicionada por la permanencia de la fuente de trabajo de los 400 empleados, advirtieron en la Gobernación. "Vencido el plazo, no se hará licitación para un nuevo prestatario. La idea es cerrarlo", insistió el gobernador.

CODERE opera en otras catorce salas de bingo y tragamonedas en la Provincia. Desde 1993, en la gestión de Eduardo Duhalde, opera en La Plata. En 2007 se cayó ese contrato y fue renovado por decreto. El 28 de diciembre venció la relación contractual. Ayer, Scioli eliminó ese "limbo" administrativo con el anuncio del cierre definitivo.

La firma había recibido intimaciones durante el gobierno de Felipe Solá por incumplimiento "impositivo" y del pago del canon al estado.

El vocero de CODERE, Diego Rodríguez, le dijo a Clarín: "Lotería provincial aduce erróneamente que la compañía tiene deudas impositivas pero contamos con los certificados de pago correspondientes. Se ha detectado que la falla se debe a la no imputación en el sistema informático de ARBA de tales pagos pese a los sucesivos reclamos de la empresa.

El cierre de la sala resulta inmediato a la controversia provocada por la Iglesia sobre la ampliación en los cupos de tragamonedas en la Provincia y a las denuncias de la oposición por supuestas presiones del kirchnerismo para abrirle la provincia a Cristóbal López.

Esa posibilidad comenzaba a evaluarse en la Legislatura (ver Antecedentes). "En algún momento deberá regularse por ley esta actividad. Cuando empezamos a gobernar nos encontramos con esta situación preexistente, con renovaciones por decreto y la ampliación al doble de las máquinas tragamonedas", dijo Scioli.

"Ahora -agregó- hay qué determinar qué hacemos con los 36 municipios que tienen bingos y con los otros 102, muchos de los cuales también quieren tenerlos".

Después, planteó un ejemplo con moderada malicia: "El casino de Tigre, por ejemplo, está próximo a terminar su licencia. ¿Qué hacemos? Bueno... estamos hablando con sectores como la Iglesia del lugar", amplió Scioli.

Monseñor Jorge Casaretto, a cargo de esa diócesis, fue el encargado de denunciar la tendencia a la proliferación del juego y envió una carta a los legisladores bonaerenses para advertir sobre el tema. El bingo de Mar del Plata también tiene su licencia casi vencida.

Comentá la nota