Scioli acusó a "fiscales del PRO" por el ataque y dijo que para frenarlo "tendrán que pegarle un tiro"

El gobernador aseguró que el intendente de Lobería le confirmó que los productores que le tiraron huevos y piedras son militantes de la alianza entre el macrismo y el PJ disidente. "Qué casualidad que estos grupos violentos sean de ese espacio", agregó. Y reiteró que no va a "detener el trabajo" que lleva adelante en la Provincia.
El gobernador bonaerense Daniel Scioli advirtió este viernes que "la violencia no va entorpecer nuestro camino", al fustigar los episodios de violencia ocurridos ayer cuando visitaba la localidad de Lobería, y dijo que se trata de "grupos pequeños y aislados que reciben el rechazo de toda la sociedad".

Scioli aseguró que fueron "fiscales del PRO" los que el jueves lo atacaron en la localidad bonaerense de Lobería.

"El intendente de Lobería me acaba de decir que ya identificaron a las personas que me atacaron y fueron fiscales del PRO, así que mire que combinación: miembros de la sociedad rural, fiscales del PRO. Más claro échele agua. Violencia, agresiones", dijo Scioli en declaraciones formuladas a TN.

La agresión sufrida por Scioli en la localidad de Lobería fue condenada por el candidato a diputado del Frente Justicialista para la Victoria, Néstor Kirchner; el ministro del Interior, Florencio Randazzo y otros funcionarios y dirigentes políticos.

"Me van a tener que pegar un tiro para que yo deje de trabajar y van a tener que apuntar bien porque herido voy a seguir trabajando para cumplir con la responsabilidad que tengo, porque son grupos pequeños, aislados, cada vez más marginados, que reciben el rechazo del resto de la sociedad", dijo Scioli.

En declaraciones a Radio 10, el gobernador bonaerense sostuvo que "con las dificultades" que enfrentó en su vida y con las situaciones que superó "pueden tirar piedras, huevos, naranjas, pero van a tener que derribar el avión para que no llegue".

Para Scioli, quiénes organizan estos ataques como el del jueves en Lobería y Tandil, creen que con "acciones intimidatorias, con cadenas de e-mail o con globos negros, van a logar que suspendamos la visita".

Sin embargo, Scioli reiteró que seguirá haciendo cosas, recorriendo la provincia, "en todos los lugares y en cada rincón, con el apoyo de los intendentes y de la gente" y dejó claro que "eso mismo es lo que los pone locos y los lleva tirar cosas", aunque deben saber que "no van a cambiar mi forma de trabajar".

En tanto, el ex presidente Kirchner expresó su repudio total" a los ataques a Scioli y dijo que "este es el problema de las bandas fascistas, por la impotencia que tienen ante el resultado que se va a dar en las próximas elecciones", durante una recorrida de campaña que realizó en la localidad de Moreno.

"Son muy dolorosas para la democracia estas cosas", añadió Kirchner, al expresar su rechazo a los incidentes ocurridos ayer en Lobería cuando un pequeño grupo de manifestantes arrojó huevos y piedras al gobernador de la provincia, durante una visita que realizaba a esa ciudad.

Por su parte, Randazzo afirmó que se trata de "pequeños grupos de inadaptados, que no han entendido lo que es la democracia" y sostuvo que "no representan a los chacareros".

Para el ministro del Interior, los protagonistas de esos hechos fueron "afiliados a la Sociedad Rural, la Federación Agraria, y militantes de PRO" y pidió que "no se dejen engañar por lo que se llama el peronismo disidente".

También, el vicejefe de gabinete Juan Abal Medina condenó el acto de violencia y sostuvo que "la patronal agropecuaria es la fuerza de choque de la oposición".

El funcionario definió como "alarmante y preocupante" el clima de violencia que están propiciando y ejecutando las entidades ruralistas: "todos los días asistimos a nuevos escraches y muestras de intolerancia de parte de estos grupos que sólo representan intereses minoritarios y aislados".

Asimismo, el vicepresidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires, Gustavo Marangoni, repudió la agresión y afirmó que la estrategia de PRO en la provincia "se sostiene en patotas y marketing".

"Empezaron repartiendo cachetazos por televisión y ahora pasaron a los hechos disfrazándose de productores, cuando en realidad funcionan como violentos grupos de choque", afirmó el funcionario provincial.

En esa línea, el candidato a diputado nacional de Encuentro Popular para la Victoria por la Ciudad de Buenos Aires, Carlos Heller, expresó su repudio y exhortó a que "toda la sociedad" haga lo mismo.

"Como candidato repudio toda agresión, viniera de donde viniera. Lo mismo hice cuando fue el acto por el aniversario de la creación del Estado judío y ante la autoridades de la AMIA, repudiando todo tipo de agresión", aseveró Heller.

Comentá la nota