Scioli acentuó la disputa

El gobernador dijo que "entre la ciudad y el campo, que se inunde el campo", y provocó la reacción de los ruralistas. Luego quiso bajarle el tono a la pelea que se originó por la incidencia de canales ilegales en el desastre.
"Entre la ciudad y el campo, que se inunde el campo", dijo el gobernador Daniel Scioli al referirse a las inundaciones de San Antonio de Areco y volvió a instalar la rivalidad entre el gobierno y los ruralistas. Tras las numerosas evacuaciones a causa de un temporal, el gobernador había responsabilizado del desastre la incidencia de las canaletas construidas por productores rurales. "Tal vez haya que tapar los surcos" realizados en la tierra, consideró Scioli en declaraciones periodísticas.

La dirigencia rural enseguida salió al cruce de los dichos de Scioli. El titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, renovó sus críticas al gobernador bonaerense por recurrir al "chamullo" y a "hacer barullo" para acusar a los productores por las inundaciones en San Antonio de Areco mientras su administración "no ha previsto" el fenómeno.

"La mejor táctica es hablemos de ellos para que no hablen de nosotros", dijo Buzzi en alusión a las críticas que lanzó el gobierno provincial y el nacional contra productores agrarios por los canales clandestinos.

El dirigente agropecuario lamentó que los funcionarios "dicen acá la culpa la tienen los productores para no hacerse cargo de que hace quince años que no limpian el río Areco, no han profundizado obras, no han previsto" la inundación.

"Y si había canales, ¿dónde estaba el Estado provincial? No andaba controlando los cauces y excedentes de agua que en la Provincia da muchos dolores de cabeza", acotó Buzzi.

Pero, más tarde Scioli trató de atenuar el impacto de sus dichos. "El agua no le hace mal al campo siempre que no sea excesiva", dijo después el gobernador, y explicó que "a veces hay determinadas cuestiones que se sacan de contexto no sé con qué intención", en alusión a la desafortunada frase "entre la ciudad y el campo, que se inunde el campo".

"Cuando se me consulta sobre la problemática de Areco, y de acuerdo a lo que expresaron en su momento baquianos de la zona y la propia intendenta sobre lo que pudo haber sucedido para agravar de semejante manera la situación del casco urbano", aclaró Scioli, "se hacía referencia a estos surcos que se han abierto en algunos campos y que podían haber generado un aumento de caudal", explicó.

"Necesitamos del progreso de la ciudad y del progreso del campo", acotó el gobernador en su visita de ayer a Mar del Plata. Y remarcó que "vamos hacia una buena cosecha y hacia una recuperación económica muy intensa".

"Yo anhelo lo mejor para el campo. Lo que es bueno para el campo es bueno para la provincia de Buenos Aires y para el país", continuó.

Vamos hacia una gran cosecha y vamos dejando atrás problemas serios que, hay que reconocer, tuvo el sector".

En ese sentido, remarcó que "conjuntamente con las medidas que se están tomando, más la lluvia que está acompañando, todo va camino a tener una buena cosecha de soja, trigo, maíz; precios que se van recuperando, también está previsto el plan ganadero para cuidar el stock de nuestros vacunos, la asistencia crediticia a los tambos, los subsidios para poder sostener los ingresos de los pequeños y medianos productores".

En relación a la polémica que se instaló entre campo y ciudad, a partir de sus dichos sobre las inundaciones de San Antonio de Areco, Scioli sostuvo que "todos tenemos que ayudar a influir positivamente, a crear concordia, a mejorar la convivencia democrática; yo quiero lo mejor para mi provincia, donde conviven la realidad de las ciudades con la realidad del campo, la realidad del comercio con la industria".

Pero insistió: "Si para que no haya agua en un campo tenemos que escurrir esa agua y esa agua va a caer sobre toda una ciudad... yo creo que le hace mucho peor a una ciudad que al campo".

Comentá la nota