Sciara rechazó el pedido de aumento salarial del 20 por ciento y estalló la polémica

El ministro de Economía de Santa Fe, Angel Sciara, señaló que un aumento del 20 por ciento en los salarios del sector público no sería viable incluso si se hubiera aprobado la reforma fiscal en su totalidad.
El ministro de Economía de Santa Fe, Angel Sciara, aseguró que la provincia no está en condiciones de dar un aumento del 20 por ciento a los empleados de la administración pública y volvió a activar la polémica con los dirigentes de los gremios del sector, de cara a las negociaciones salariales que comienzan en febrero.

Como ya lo había hecho el gobernador Hermes Binner, el jefe de Hacienda provincial salió a pedir moderación en los pedidos de aumento salarial, que los referentes de los distintos gremios provinciales fueron ubicando a través de sucesivas en declaraciones en un piso del 20 por ciento.

Hace algunas semanas, el secretario general de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN) advirtió que si el Estado provincial no accedía a un incremento de esa magnitud, iba a "haber conflicto", mientras que los docentes de Amsafé llevaron ese nivel a una franja de entre 20 por ciento y 25 por ciento.

Ya el gobernador había advertido que ese porcentaje de mejora era imposible. Ayer Sciara dijo que un aumento del 20 por ciento no sería viable ni siquiera si se hubiera aprobado la reforma fiscal en los términos del proyecto original enviado por el Poder Ejecutivo a la Legislatura.

Mil millones. "Hoy tenemos déficit en la provincia y cualquier peso que se incorpore a la masa salarial lo aumentará, aunque sea del 0,1 por ciento", dijo el ministro y puntualizó que una suba salarial del 20 por ciento significa una erogación adicional de mil millones de pesos adicionales al año.

"Reconocemos la legitimidad del reclamo de los trabajadores pero creemos que ellos tienen que entender también la responsabilidad que tiene el gobierno ante esas peticiones", dijo y afirmó: "No podemos aceptar lo que no podemos pagar".

El ministro pidió "responsabilidad, la cordura y comprensión" a los gremios.

Reacciones. La primera respuesta provino de la secretaria general de la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé), Sonia Alesso, quien opinó que las declaraciones de Sciara "no ayudan a crear un clima propicio para el diálogo" entre el gobierno y los sindicatos estatales.

Desde su punto de vista, la administración de Hermes Binner "hace mal en instalar el debate por los medios" en lugar de "fortalecer el ámbito paritario".

La titular del gremio docente recordó que ya hay un mandato de no iniciar las clases si no hay aumento de salarios y dijo que distintos estudios señalan que la inflación proyectada para 2010 oscila entre el 18% y el 23%. "Además ha habido aumento de impuestos, de alquileres y del costo de la canasta alimentaria", subrayó.

El secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Jorge Hoffman, advirtió que las declaraciones de Sciara "exacerban los ánimos" de los empleados del sector público y aseguró que "es falso" decir que no hay plata para dar aumentos porque "hay un crecimiento de recursos por efecto de la inflación".

"Si se mantiene esta actitud habrá conflicto", advirtió.

Comentá la nota