Sciara ratificó que estudian una posible suba de impuestos

El ministro de Economía dijo que no se trata de una reforma tributaria remozada, sino de “ajustes” que permitan generar más recursos para asistir a municipios y comunas. Habló de una sexta cuota de Patente, de actualizar el Inmobiliario e Ingresos Brutos.
Después de aclarar que (por ahora) la reforma tributaria original está muerta y enterrada, el ministro de Economía de la provincia, Ángel Sciara, reiteró ayer que el gobierno analiza una serie de alternativas para obtener más recursos, a partir de un eventual aumento de impuestos. Pese a las desmentidas, los cruces, las idas y venidas, el funcionario ratificó los tres puntos que el ministro de Gobierno, Antonio Bonfatti, les había adelantado la semana pasada a los intendentes justicialistas. En realidad, Sciara no renunció a que, en el futuro, la provincia pueda contar con un nuevo esquema tributario, pero aclaró que ese proyecto todavía no está elaborado.

“Creo que la provincia merece tener un régimen tributario mejor. Pero ese régimen no está diseñado; se diseñará, se discutirá, se consensuará, y ojalá que, cuando este gobierno termine, pueda dejar un mejor régimen impositivo. Hoy no hay una revitalización de la anterior reforma rechazada —aclaró el ministro—. Lo que hay es un ajuste de determinados tributos que no forman parte de un paquete completo, sino que tienen que ver con distintas circunstancias, fundamentalmente en lo que hace a municipios y comunas”.

—¿Puede precisar cuáles son esos ajustes? —consultó El Litoral.

—Estamos hablando de tres cosas. Se hablaba de recomponer Ingresos Brutos, pero no es eso, para nada. De lo que se trata es de establecer una armonía en una parte que está desarmonizada, con Buenos Aires, Córdoba y Capital Federal, y que tiene que ver con la alícuota de este impuesto para las empresas que no tienen local en la provincia. Nosotros tenemos una alícuota inferior a la que tienen esas provincias, entonces, por el convenio multilateral, muchas empresas sin local en Santa Fe podrían estar declarando aquí gastos y ventas que no han ocurrido, para poder beneficiarse. Por eso se habla de un paraíso fiscal. En segundo lugar, teníamos en carpeta con el ministro de Gobierno (Antonio Bonfatti) la posibilidad de recomponer Impuesto Inmobiliario y esto es fundamental para municipios y comunas, porque se coparticipa el 50 %.

—Recomponer, ¿significa aumentar?

—Sí, obviamente, no disminuir.

—Porque se habló también de cambiar los porcentajes que se coparticipan a municipios y comunas...

—No, no. No estamos planteando eso. La ley establece cincuenta y cincuenta (para provincia y municipios, respectivamente) y eso no es lo que está en discusión; lo que hay que hacer es aumentar la masa de recursos coparticipables. Es importante señalar también que la desactualización del Inmobiliario en la provincia, tanto el rural como el urbano, tuvo mucho que ver con la relación de los costos políticos y el beneficio económico. La provincia y la administración central reciben sólo el 50 % del beneficio económico, y carga con el 100 % del costo político.

—¿Y el tercer elemento de los ajustes?

—Tiene que ver con Patente; sería la posibilidad de incorporar una cuota más, donde el 90 por ciento del producido sea apropiado por municipios y comunas. Ésos eran los tres elementos que estaban y continúan en consideración desde hace mucho tiempo.

—La pretensión, ¿es que estos tres elementos tengan forma de ley y aprobación este año?

—No sé, no sé la forma. Eso se está discutiendo en la Legislatura.

—Pero Ud., como ministro de Economía, ¿necesitaría estas herramientas este año, o se puede esperar?

—Yo creo que lo necesitan los municipios y comunas, antes que yo. Está pensado para ellos.

—¿Es pertinente aumentar los impuestos en el actual contexto de crisis laboral, de sequía, de emergencia agropecuaria?

—Hay discusiones que pueden ser interminables en cuanto a cómo afecta esto a la crisis o si hay que esperar un momento de expansión. Muchos reconocen que no hay ninguna duda del atraso y de la insignificancia que tienen algunos tributos en la provincia. No estamos planteando ningún tributo nuevo, sino simplemente actualizarlos. Es obvio que en situaciones de crisis aparece para algunos casi como contraproducente. Lo que no hay que olvidar es que, en las situaciones de crisis, los requerimientos que se hacen al Estado son superiores a cualquier otro momento de la trayectoria económica. Y para que el Estado pueda hacer frente a ello, con un rol activo y no interviniendo como subsidiario del mercado sino paliando la crisis a través del gasto social y la obra pública, necesita recursos o disminuir otros gastos. Cuando los gastos son inerciales y de una rigidez enorme, la única manera que queda es teniendo más recursos. Esto es casi de perogrullo, pero es así. En consecuencia, el Estado debe proveerse de recursos, y si éstos son genuinos, mejor. La única manera de tener recursos genuinos es a través de la tributación. Si los impuestos no aumentan, la única forma de obtenerlos es con una administración tributaria cada vez más estricta y exigente, y eso es lo que también estamos haciendo (ver aparte).

///

ADEMÁS

Más estrictos y exigentes

Al margen de las eventuales subas de impuestos que se decidan, la Subsecretaría de Ingresos Públicos asegura que está poniendo todas las energías en una mejor gestión tributaria, que también permitirá obtener más recursos, pero a través de un estricto control de la evasión.

En este contexto, el gobernador Hermes Binner presidió ayer el acto en el que se entregaron 200 notebooks y 10 automóviles para la repartición, por una inversión de 3,5 millones de pesos. En el mismo sentido, la titular del área, Teresa Beren, mencionó el relevamiento fotogramétrico que ya se realizó en el cordón industrial del gran Rosario, para verificar superficies declaradas y actividad económica en los puertos privados de la zona.

Con idéntico fin, la funcionaria anunció que para hoy estaba prevista la firma de un convenio con el Centro de Administraciones Subnacionales y con la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires, para recibir asistencia tecnológica y poder aplicar en la provincia el Código de Operaciones de Traslado (COT). El sistema permitirá diseñar un mapa de circulación de las mercaderías, y controlar las cargas para verificar si cuentan o o no con la documentación exigida. Los operativos, que arrancarían en marzo en las rutas de la provincia, apuntarán básicamente a dos tipos específicos de cargas: cemento y combustibles.

Comentá la nota