Schunk defiende las retenciones a la soja y los superpoderes

Schunk defiende las retenciones a la soja y los superpoderes
El secretario de la Producción de Entre Ríos no se guarda nada. Defiende las retenciones a la soja, se queja de los diputados que le dan la espalda al gobierno nacional y asegura que es necesario que el Ejecutivo mantenga los superpoderes.
En la semana en la que el Senado deberá definir la suerte de la delegación de facultades del Congreso a manos del Ejecutivo, el secretario de la Producción de Entre Ríos, Roberto Schunk, fijó posición sobre los temas más controvertidos de la relación campo-gobierno. En una extensa entrevista con Radio Franca de Concepción del Uruguay, el funcionario entrerriano defiende las retenciones a la soja y el control de esta herramienta en manos del Ejecutivo.

¿Cuál es su mirada sobre las retenciones a las exportaciones?

Yo creo que es una herramienta de política económica, y como toda herramienta de política económica debe ser manejada por el Poder Ejecutivo en función de las condiciones que se van planteando, y sobre todo, teniendo en consideración las grandes variaciones que se van produciendo permanentemente en el mercado internacional.

¿Pero la continuidad de las retenciones puede demorar más de la cuenta la reactivación del campo entrerriano?

Creo que las retenciones a la soja, en mi modesta opinión, hoy deberían dejarlas tal cual están. Somos una provincia, que en esta campaña vamos a tener una superficie sembrada de soja de alrededor del 70%, cuando en la década del 90 fue del 20%. Después, cuando uno habla de otros cultivos como el trigo o el maíz, me parece que aquí uno podría plantearse una pequeña rebaja, porque se trata de un insumo que se necesita en varios de los sectores productivos claves de la economía, como la avicultura o la cría porcinos.

Por lo tanto, a esta herramienta la debe seguir manejando el Poder Ejecutivo.

Buena parte de la oposición no piensa lo mismo…

Cuando se habla de la baja de retenciones también hay que analizar cómo se suplanta esa pérdida de ingresos. Porque cuando se habla de resolver la pobreza, y se plantea bajar retenciones y no estamos expresando de qué manera vamos a reemplazar esos ingresos, creo que estamos en dificultades. Salvo que volvamos al Fondo Monetario Internacional… Por lo tanto, creo que hay que tener mucho cuidado en este sentido, porque si existe una fortaleza enorme de este programa económico, tiene que ver con el equilibrio fiscal, y eso me parece que la gente lo ha valorado mucho.

¿Pero no cree que el 28 de junio ha marcado algunos cambios respecto del rumbo económico y del proyecto de país?

Creo que un país que ha crecido durante seis años a tasas mayores al 8%, esta situación no se vivió en la Argentina desde el lustro 1902 – 1907. Me parece que estos son fenómenos que nosotros debemos considerar, porque la única manera de resolver la pobreza, es generando riqueza primero. Y este país ha crecido consecutivamente durante 6 años. Indudablemente hay muchas cosas por hacer, porque además de generar riqueza, tenemos que ver cómo se distribuye. Este es un tema que tenemos que sentarnos a discutir, pero aquí no se trata de ir eliminando retenciones sin lograr sus reemplazos. Yo estoy convencido que este programa económico es sostenible en el largo plazo y para eso se necesita superávit fiscal, asociado con un tipo de cambio alto, que es lo que la Argentina viene sosteniendo en los últimos años. Y para que haya ese tipo de cambio alto, se tiene que dar ese equilibrio fiscal con retenciones, porque no hay otra herramienta que no sea la de aplicar retenciones para poner esos alimentos con precios acordes para que todos puedan consumirlos en el país.

¿Usted sostiene que la dirigencia rural entrerriana quiere boicotear este presente económico?

No creo que se tenga que dar eso. No creo que estén planteando esa situación. Pero digo que tenemos que darle respuestas concretas al sector agropecuario, como lo está dando efectivamente la provincia de Entre Ríos. El acompañamiento al sector se demuestra con hechos concretos.

La división del PJ y la economía entrerriana

Los diputados del PJ provincial se distanciaron del Gobierno Nacional, ¿estas actitudes pueden generar inconvenientes en la marcha del Gobierno provincial?

Creo que la mejor manera de seguir adelante es con gestión, gestión y gestión. Si nosotros, más allá de preocuparnos, nos ocupamos de los problemas de la Provincia que son muchos, y si estamos permanentemente acompañando esa situación, creo que es la mejor manera de plantearnos hacia el futuro.

¿Pero puede ponerse en riesgo parte de estas gestiones por las diferencias que hay en el PJ entrerriano?

Creo que no. No se va a poner en riesgo; todo lo contrario. Si nosotros vamos consolidando una gestión en la que se agrega valor, se genera trabajo, me parece que uno no va a poner a la sociedad en riesgo. Lo contrario va a ocurrir si la situación se complejiza. Creo que esta no va a ser la situación de la Provincia de Entre Ríos.

¿Va a solicitar medidas que requieran el acompañamiento de la Legislatura?

La Legislatura tiene un rol clave en la democracia. Estamos hablando del Presupuesto, del fidecomiso del Banco Nación para salvar a un montón de productores están con la espada Damocles. Creo que aquí va a operar la racionalidad, porque en definitiva todos somos entrerrianos y todos vamos a estar luchando para que Entre Ríos tenga ese destino común que tanto anhelamos. En la cabeza de todos está este objetivo.

El viaje a Venezuela

Una semana para la Provincia de Entre Ríos, por los acuerdos que ha logrado el Gobernador, en su gira por Venezuela y Ecuador, sobre todo por los acuerdos de exportación de los alimentos de producción entrerriana. Cómo ve la marcha del sector?

Creo que es una negociación inédita para la provincia. Más aún, haciéndolo entre productores y gobierno de Venezuela. Estamos hablando de un operación comercial de 32 mi toneladas de arroz; 18 mil toneladas de pollo; en fin, mil toneladas de leche en polvo, y esto lo que hace es, fortalecer, nuestras empresas entrerrianas, y de esa manera, vamos a lograr lo tan ansiado, que se necesita, que es lograr mayor cantidad de trabajo. Esto es un hecho inédito. Estas 32mil toneladas se suman a las que ya se habían exportado, por lo tanto, abre un panorama muy promisorio, y más en un contexto internacional, donde según, muchos analistas internacionales, aparentemente, ya esta crisis comenzaría a revertirse, camino a fin de año y primer semestre del año que viene. Por lo tanto, debemos estar preparados, porque si hay un sector que menos afectado resultó por la crisis, fue el sector de los alimentos.

Comentá la nota