Schumy, en medio de la crisis de Ferrari.

F1: Cuando un equipo grande de la Fórmula 1 como Ferrari atraviesa un momento de crisis deportiva, es lógico que aparezcan o se busquen culpables.
Y después de no sumar puntos en las dos primeras competencias de 2009, el mismísimo Michael Schumacher, todo un emblema de la escudería como piloto, ahora asesor, parece estar en el ojo de la tormenta. "En Maranello hay un fantasma. Y habla alemán. ¿Decidió Schumy la estrategia?", se pregunta La Gazzetta dello Sport sobre el séptuple campeón. Y no es el único. Porque si bien todo indica que Stefano Domenicali, como director de equipo, cuenta con la mayor responsabilidad, otro diario, La Gazzetta di Modena , también se refiere al ex piloto: "Ahora, el papel de Schumacher en el box será problemático". Como se ve, el mal momento de la "casa roja" parece ni reparar en sus propios íconos, al punto de hablar de Schumacher como de un "fantasma". Testimonial.

Comentá la nota