Schumy baja de peso y sube las recaudaciones.

Schumy baja de peso y sube las recaudaciones.
El piloto alemán adelgazó tres kilos en su puesta a punto con miras al regreso, en Valencia; Ferrari critica a Williams por la prohibición de las pruebas.
El regreso de Michael Schumacher a la Fórmula 1 va tomando forma a falta de poco más de dos semanas: el piloto sigue inmerso en su preparación y ha perdido tres kilos, mientras los organizadores del Gran Premio de Europa se frotan las manos al ver el "boom" que ha generado el alemán en la venta de entradas. "En general todo va bien, pero debo admitir que el cuello me duele un poco. Es un tema que tenemos que afrontar, considerando que la salud es prioritaria, según el acuerdo que hice con Ferrari y también con mi esposa", contó Schumacher.

"Pero en fin, acepté el desafío, y como todos ustedes saben yo amo los desafíos, igual que mis hinchas, según parece", agregó Schumy al agradecer "la increíble cantidad de mensajes de apoyo" que recibió tras anunciar su retorno a la F.1. "Parece como si un flujo de energía positiva se dirigiera a mí", siguió Schumacher.

Unos 10.000 tickets se han vendido desde que el miércoles 29 de julio Ferrari anunció que el elegido para reemplazar al accidentado Felipe Massa era el icono alemán, el piloto más exitoso de la historia con siete títulos de campeón. Los organizadores del circuito de Valencia ya pueden dar fe de ello. "La venta de entradas se ha incrementado en un 50 por ciento tras el anuncio de Ferrari", aseguraron hoy responsables de la organización del Gran Premio que se disputará el 23 de agosto en el circuito urbano de Valencia.

La operación Schumacher empieza a rendir frutos. Primero, para el piloto, que ganará una elevada cantidad de euros por su regreso. Luego, para Ferrari, que ve cómo desde hace una semana su nombre monopoliza la información relativa a la Fórmula 1. Sin posibilidades de luchar por ninguno de los dos títulos, la "scudería" ha encontrado la mejor manera de que se siga hablando de ella.

Y también se benefician los organizadores de los GP, en especial el de Valencia, en el que reaparecerá el alemán, que quiere pelear con el ciclista estadounidense Lance Armstrong el premio al "mejor retorno del año" tras casi tres años retirado. En Valencia, se vendieron ya 40.000 de las 75.000 entradas disponibles.

* Ferrari critica, "¿Adivinen un poco quién se opuso a las pruebas (de Schumacher) con la (Ferrari) F60?", preguntó Luca Di Montezemolo, presidente de Ferrari, que agregó en alusión a Williams: "Una escudería que no gana desde hace muchos años y no perdió la ocasión para demostrar una vez más su escaso espíritu deportivo".

* Massa, de alta Anoche. Massa fue dado de alta del hospital paulista Albert Einstein, donde estuvo internado apenas un día. "No hay necesidad de más cirugías", dijo su doctor personal, Dino Altmann.

* Brawn podría perder su carnet de conducir

Ross Brawn, jefe del equipo de Fórmula 1 Brawn GP, podría quedarse sin su licencia de conducir, tras manejar en Inglaterra a 100 millas por hora (162 km/h) en una zona con un límite permitido de 70 millas (113 km/h). Ayer debió declarar ante un tribunal, pero por compromisos laborales se postergó para el 4 de septiembre.

Comentá la nota