Schumacher pidió un acuerdo para el conflicto de la Fórmula 1.

El heptacampeón del mundo de Fórmula 1, Michael Schumacher, pidió a las partes en conflicto en la máxima categoría del automovilismo a que encuentren una solución común para evitar que Ferrari y otros fabricantes abandonen la competición.
"Se trata ahora de sentarse juntos y llegar a un acuerdo. Yo parto de la base de que se puede y se debe llegar a ese acuerdo y con ello a una solución", dijo Schumacher.

"No es una situación agradable en la que nos encontramos en un deporte al que yo he dedicado la mayor parte de mi vida y que amo realmente", agregó en una entrevista de video con el equipo para el que trabaja, Ferrari, antes de que el viernes se den a conocer los 13 equipos que participarán en 2010.

"No se puede imaginar una Fórmula 1 sin Ferrari ni los otros fabricantes que han participado en la competición durante tanto tiempo", sentenció.

Entre los solicitantes de plaza para 2010 no están las actuales escuderías, a excepción de Force India y Williams. Las otras ocho marcas se han inscrito con condiciones. El presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Max Mosley, pidió a los rebeldes por carta que renuncien a las condiciones.

"Si se piensa lo que Ferrari significa para la Fórmula 1, no se pude imaginar uno seriamente que pueden existir el uno sin el otro", dijo Schumacher.

El alemán ganó de 2000 a 2004 cinco de sus siete títulos con la firma italiana, para la que ahora, ya retirado, trabaja como asesor.

Schumacher se mostró partidario también de una reducción de costes, pero no de una manera tan radical como propone la FIA: "No se puede saltar de un extremo a otro".

La escuderias más poderosas no aceptan la idea de la FIA de limitar el presupuesto a 60 millones de dólares y dar ventajas técnicas a quienes no alcancen esa cifra. Equipos como Ferrari y McLaren-Mercedes gastan entre seis y siete veces más.

Una drástica reducción provocaría pérdida de empleos. "No se puede esperar de equipos tan grandes que de la noche a la mañana se atengan a las reglas que dan la vuelta a todo. Los cambios deben ser un proceso, no un giro repentino", opinó Schumacher.

Comentá la nota