Schumacher giró con una Ferrari y se pone a punto.

Schumacher giró con una Ferrari y se pone a punto.
El alemán hizo un ensayo a bordo de un modelo 2007, con vistas a competir en Valencia.
La gloria y el orgullo son las causas por las que Michael Schumacher volverá a competir en la Fórmula 1. Sería, en principio, por las próximas siete carreras, para reemplazar a Felipe Massa, accidentado el pasado fin de semana en la clasificación del Gran Premio de Hungría. La primera de ellas será el 23 de agosto en el circuito urbano de Valencia.

Para comenzar la preparación, el siete veces campeón mundial volvió a subirse a un auto de la máxima categoría tras 16 meses. Lo hizo en Mugello sobre la F2007, auto con el que Kimi Raikkonën fue campeón dos años atrás.

Dado que el reglamento no permite girar con vehículos de la presente y pasada temporada, el equipo recurrió a este modelo que se encontraba fuera de uso. Al respecto, la FOTA (Asociación de Equipos de Fórmula 1) acordó pedir a la Federación Internacional una excepción a Ferrari para permitirle a Schumacher probar por primera vez el modelo F60 en los ensayos previos al GP de Europa.

Los ensayos que continuarán el lunes son necesarios para que Schumacher ponga a prueba su estado físico. También es un examen de manejo y sobre todo de resistencia y adaptación al auto.

El tema más atendido por los médicos es la zona del cuello, afectada desde el accidente que sufrió en febrero pasado en una competencia de Superbikes. Para Antonio Dal Monte, profesor de aeronaútica, testear la reacción del cuello es muy importante, porque a bordo de un F-1 se sufren grandes aceleraciones laterales, con un peso calculado en alrededor de 35 kilos, cifras muy distintas a las de tres años atrás.

Por otra parte Willi Weber, manager del alemán, desmintió ayer que el ex-campeón haya acordado una remuneración de 3,2 millones de euros por carrera para reemplazar a Massa. "No hemos hablado de dinero y tampoco lo haremos en las próximas semanas, no es un tema importante en la situación actual", expresó Weber.

Schumacher, el hombre récord de la máxima categoría del automovilismo con siete títulos y 91 triunfos, siempre descartó un posible regreso a la F-1 pero la particularidad de este momento y su vinculación sentimental con la escudería italiana hicieron que cambiará de parecer. Está todo dado, el N°1 regresa a las pistas.

Comentá la nota