Schoenstatt: Antena Trucha

Fue clausurada ayer por al comuna. Hasta donde llegan las empresas de telefonía celular para lograr más clientes. El santuario arrendó la tierra, y levantaron la torre con el tanque, donde están los paneles, y sin habilitación.
El comunicado de prensa del lunes 3 del corriente, de la Municipalidad de Florencio Varela, decía: El presidente de la Federación Argentina de Municipios (FAM) e intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, firmó un convenio con representantes de las cuatro empresas de telefonía celular que operan en nuestro país. El mismo se rubricó ante el secretario de Comunicaciones de la Nación, Lisandro Salas.

En el acto, desarrollado en la sede de la FAM, se encontraban: Carlos Zenteno, Director General de Claro; Federico Rava, Gerente General de Movistar; Rubén Butvilofsky, Presidente de Nextel Argentina y Guillermo Gully, Director General Corporativo de Telecom Personal.

El convenio tiene como principales objetivos: informar y desarrollar las potencialidades que implica la incorporación de las nuevas tecnologías en la conducción de la administración local y en su forma de articular la relación con los ciudadanos en los municipios; concientizar acerca de la importancia y la necesidad de permitir la instalación de estructuras soporte de antenas de comunicaciones móviles y de las infraestructuras vinculadas indispensables para brindar capacidad y calidad en la transmisión de información.

el codo borra

Por lo visto y sucedido ayer, en nada se habría cumplido el convenio. Es que una antena tanque se levantó en forma clandestina (sin permiso municipal), nada más ni nada menos que en el interior del Santuario Schoenstatt, del barrio Chacabuco. Como se ve, hasta las hermanas han sido tentadas por empresas de comunicaciones móviles para colocar antenas de celulares en tanques disimulados, afin de eludir todo tipo de permiso de habilitación. ¿Por qué no hacerlo por derecha?

Vecinos de la zona se comunicaron ayer con Varela al Día para dar la noticia. “La semana pasada la levantaron y el viernes ya estaba terminada”, se dijo. Fuimos al lugar (Estados Unidos y Dorrego) y alli estaba la inmensa antena. En la guardia del Schoenstatt se nos dijo que la hermana del área de infraestructura estaba rezando en ese momento. Se nos invitó a regresar una hora después. Desde el diario dimos aviso a Beatriz Domingorena, secretaria de Desarrollo Sustentable municipal, área que otorga las factibilidades de habilitación. Domingorena envió de inmediato a sus inspectores. La hermana dejó de rezar y dijo que solo había firmado un contrato de alquiler con Claro, para el espacio físico. De la antena, no sabía nada. La notificación a Claro, desde la municipalidad, dice que la obra no está habilitada. “Ni expediente tiene”, dijo Domingorena. Claro, claro, no tienen perdón de Dios.

Comentá la nota