Schneider elegiría a Luis Argilaga como compañero de fórmula

En medio del tembladeral político y judicial que significa la mediatización del caso Villegas, que por estos días ya ha ganado la portada de los medios periodísticos nacionales, el arturismo santotomeño "deshoja la margarita" y mira el año 2009 como el gran desafío a vencer.
Para ello "Tupy" Schneider -quien se considera el candidato natural- ya habría elegido a Luis Argilaga como posible compañero de fórmula, si es que finalmente se decide a presentar batalla al candidato oficialista del Ejecutivo comunal en la persona del justicialista Víctor Giraud, que es quien mejor mide en los sondeos previos.

Aun cuando la indecisión hoy por hoy sigue siendo la mejor aliada de Adolfo Schneider y la configuración del escenario electoral para el año próximo en el ámbito local, la elección de aliados y posibles compañeros de fórmula termina por motorizar una serie de reuniones en la plana mayor de "Tupy", que debe definirse si apuesta a venir a Santo Tomé a pelear por la Comuna o, de última, prefiere seguir jugando en el siempre complicado esquema provincial. Claro está que en ninguno de los dos casos la palabra "seguro" no existe.

El actual ministro de Salud provincial tiene razones para dudar, desde lo familiar a otras cuestiones que suponen entrar en una pelea de pago chico, en cancha embarrada, y no precisamente por las intensas lluvias de las últimas horas. Es consciente que descender al terreno de la lucha cuerpo a cuerpo con un radicalismo fuertemente dividido y con demasiadas cuitas abiertas no pareciera lo mejor. Es más, hasta ahora y desde siempre, casi como un compromiso, dijo que su intención no era volver por la Comuna.

En esa línea, la búsqueda de un posible compañero de fórmula desvela por estos días a un atribulado Schneider que, a decir por algunos correligionarios, tiene cierta debilidad por Luis Argilaga y ya lo habría tentado varias veces para que lo acompañe. Más allá de las negativas que se pueda escuchar respecto de esta posibilidad, "Tupy" asegura a quien quiera oírlo que de última tendrá el "sí" de Argilaga. Sin embargo, hay quienes dentro del propio arturismo estiman que también "Tingüi" Dassori tendría chances de ser la candidata a viceintendente y en ese sentido operaría fuertemente el siempre enigmático Alfredo Aun.

Ahora, para nadie es un secreto que dentro del sector político que sigue al actual gobernador Arturo Colombi, existen posiciones encontradas y no todo es "color de rosa" cuando se habla de candidaturas para 2009.

Existen dos sectores que pugnan por imponer sus posturas. Está el sector denominado "empresarial" que tiene como mentores a la dupla Schneider - Aun y a Alejandro Belsky, y por el otro lado al sector "militante" que capitanea Ricardo Galvalisi y Pablo Maceri, quienes juran y perjuran que no aceptarán "doble comando", alguno de parte de los ministros santotomeños en cuestiones inherentes al comité partidario y las decisiones deberán ser consensuadas sí o sí en el seno del propio comité y no en "mesa chica" alguna. De ahí que "Cebolla" y su sector fogonean a Georgina Centeno en el marco de alianzas con otras fuerzas como una candidata que signifique una alternativa válida a la de actual ministro de Salud.

Es por eso que para nadie es un secreto que Schneider vendría a dar batalla a Santo Tomé si es él, quien definiría a su compañero de fórmula y no fruto de acuerdos políticos o imposiciones.

En tren de posibles aliados, la cuestión no es tan complicada si se tiene en cuenta que en las dos vertientes del arturismo sólo coinciden en una sola cosa que es que con cualquiera harían alianzas -con el hasta ahora ricardista Buján inclusive- menos con el ARI de Jorge Amuedo que, válido es decirlo, mantiene un fuerte predicamento electoral y podría sumar al disidente pejotista Juan Domingo Ramírez Forte, un crítico de la dupla Fabián Ríos - Perié, con los que tomó distancia al punto que aún necesitando presencias para el quórum prefirió dejar de seguir acompañando al "periecismo".

El motivo que esgrimen y reconocen es que si bien el ahora devenido en periodista radial tiene consolidado, en términos electorales, un piso considerable su conducta mediática es siempre impredecible, siendo moneda corriente que ponga en la mira con virulencia al Gobierno provincial.

Un sector vinculado con uno de los ministros aludió a una medición que no deja bien parado a Amuedo, que se realizó en función del accionar de la bancada del ARI dentro del Concejo Deliberante que a decir de propios y extraños, deja mucho que desear. Sólo conflictos que se generan semana a semana y nada de trabajo provechoso para la comunidad. Y también son conscientes que una cosa es cuando se vota para concejales solamente y la otra cuando se debe elegir intendente y vice. Son situaciones diferentes y ejemplo de ello existen de sobra en esta ciudad.

LO DEL "NEGRO" VILLEGAS

El otro planteo que se debe resolver es qué estrategia se adoptará para contrarrestar los efectos no deseados que arroja el caso del concejal Carlos Villegas, tema que es de público conocimiento y más se ventila en los medios de comunicación que en la propia Justicia, que pareciera no acompañar los tiempos de la gente que demanda más acción. Para nadie es un secreto que, más allá de todos los defectos que ahora se le pueda encontrar al pediatra cordobés, es en gran medida uno de los pocos dirigentes que tenía predicamento y vuelo propio dentro del radicalismo en general.

No en vano en la última elección para concejales fue llamado de urgencia para integrar la lista de candidatos porque así las encuestas lo exigían. Incluso cuando todo eso significase que Villegas, aun siendo concejal y ya electo para un nuevo mandato, terminase renunciando al último período para permitir así que la liberal Marta Soto ingrese al Concejo santotomeño. Ahora queda por develar el interrogante mayor en toda esta trama político - judicial que rodea a Villegas y que es quien de última traccionará los votos de los sectores más populares que en cierta manera respondían o responden al cuestionado médico y que eran decisivos para volcar el resultado de una elección.

Los que lo conocen a Villegas hablan de cierto enojo con algunos dirigentes radicales de los cuales no recibió la solidaridad esperada. Dicen, incluso, que Villegas estaría dispuesto a no quedar callado si le terminan soltando la mano.

En definitiva a "Tupy" Schneider ser intendente de Santo Tomé no le quita el sueño en demasía, consciente de que deberá sortear una serie de dificultades que seguramente le planteará el sector militante que comanda la dupla Galvalisi - Maceri, que no está dispuesta a dar el brazo a torcer en esta reñida elección de candidatos a intendente y vice al igual que concejales. Con todo ello, "Tupy" tiene razones para dudar, pero sí parece estar convencido de que si desciende al barro de una pelea dura como tendrá por delante buscará sumar a Luis Argilaga como su posible compañero para 2009.

Para la incógnita queda por saber qué rol cumplirá en todo esto el "Turco" Aun, que a decir de algunos correligionarios, es un hombre a seguir de cerca. No en vano armó el comité arturista a su medida, sólo que el tema Villegas lo hizo trastabillar, dejando en evidencia gruesas grietas en su estructura.

Comentá la nota