Schneider dispuso reforzar prevención de fiebre amarilla en Corrientes

El Ministerio de Salud Pública de Corrientes dispuso reforzar la prevención de fiebre amarilla en la zona de frontera, sobre los ríos Paraná y Uruguay, debido a la confirmación de muerte de ocho monos por causa de la enfermedad, del tipo selvática, en Misiones.
El Ministerio de Salud Pública de Corrientes dispuso reforzar la prevención de fiebre amarilla en la zona de frontera, sobre los ríos Paraná y Uruguay, debido a la confirmación de muerte de ocho monos por causa de la enfermedad, del tipo selvática, en Misiones y teniendo en cuenta la creciente afluencia y partida de turistas entre ambas provincias, lo que aumenta el riesgo de propagación por posibles picaduras del vector, el Aedes Aegypti.

Se dispusieron en consecuencia seis puntos de vacunación en la Capital correntina, orientados a la inmunización de quienes viajen a la República del Brasil o a la ciudad de Posadas, Misiones, y zonas aledañas, a los que se recomienda aplicarse la vacuna antiamarílica al menos 10 o 15 días antes del paso por la frontera.

Es así que a partir de mañana la vacuna estará disponible en forma gratuita en el vacunatorio del hospital “Ángela Iglesia de Llano” y en el Pediátrico “Juan Pablo II”, como así también en los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) de los barrios Mil Viviendas, 17 de Agosto, Molina Punta y en el CONI.

La recomendación se extiende también al Interior, sobre todo hacia quienes habitan en las localidades de frontera, como Virasoro, Santo Tomé, San Carlos, Ituzaingó, Villa Olivari, Colonia Liebig y La Cruz, entre otras, en donde la transmisión de la fiebre amarilla por acción del vector, el Aedes Aegypti, recrudece.

En esos lugares funciona desde hace semanas la estrategia de operativos sanitarios, que en estos momentos recorre con vacunación masiva la localidad de Virasoro, con agentes de la Coordinación Provincial de APS, a cargo de Francisco Aratto.

La preocupación oficial por el abordaje de la problemática se mostró una vez más esta mañana en una reunión ocurrida en el despacho oficial del ministro Adolfo Schneider, con quien se reunieron el director general de Programas y Recursos Humanos, Jorge Cialzeta, y el director de Programas, Juan Antonio Pascual.

“Desde febrero de este año venimos trabajando intensamente en la prevención de la enfermedad en las localidades de riesgo”, afirmó el titular de Salud, quien describió como acciones específicas la vacunación, la vigilancia epidemiológica y la búsqueda activa de febriles en cada una de las localidades.

A diciembre de este año, son más de 200 mil las personas que fueron inoculadas por Salud Pública en la zona de cuidado, registrándose en la campaña de rastrillaje menos de mil personas aún no inmunizadas que ya recibieron, en consecuencia, la vacuna.

“Es realmente bajo el índice de personas sin vacunar en la zona de frontera”, afirmó Jorge Cialzeta, quien además dijo que “esto se da porque tenemos registro de vacunación en más del 95 por ciento de la población objetivo”.

“Venimos cumpliendo con numerosas actividades, como la más reciente en Santo Tomé, en donde el lunes pasado mantuvimos una reunión regional con directores de hospitales, intendentes, jefes de regiones sanitarias y representantes de las fuerzas vivas y de seguridad de la zona de riesgo para hacer frente a la fiebre amarilla y evitar casos en humanos”, comentó de nuevo el ministro de Salud Pública, Adolfo Schneider.

Los síntomas de la enfermedad de fiebre amarilla son: fiebre, náuseas, vómitos, dolores musculares y de cabeza; se recomienda vacunarse cada 10 años y trabajar intensamente en la limpieza y el ordenamiento de los patios.

“El mosquito del patio de la casa es el que nos puede transmitir la enfermedad de fiebre amarilla”, afirmó en este sentido el ministro de salud, quien llamó a la comunidad a tener en cuenta que el vector se reproduce en recipientes con agua estancada, como tapitas de gaseosa y cubiertas de auto, además de la copa de los árboles y las macetas.

Comentá la nota