Schiarettistas tildan de irresponsables a delasotistas por no ir a la sesión

El faltazo de varios legisladores delasotistas a la sesión del miércoles, que puso en riesgo el quórum y la aprobación de una ley calificada como "vital" por el Gobierno provincial, volvió a enardecer la interna en el PJ.
Ayer, el vicegobernador Héctor Campana descalificó a los que faltaron, aunque precisó que no todos tuvieron la intención de entorpecer la aprobación. A los que la tuvieron, según su parecer, los acusó de "meter la interna en la gestión", y afirmó que tuvieron una "actitud irresponsable".

Como publicó este diario, el miércoles último Schiaretti ordenó a sus legisladores que aprobaran la ley que permitía al Ejecutivo endeudarse en más de 1.300 millones de pesos para ejecutar una importante obra de gas. Pero a la hora de debatir y de votar el proyecto, el oficialismo se topó con que le faltaban ocho legisladores, casi todos ellos delasotistas.

El faltazo puso en riesgo la continuidad de la sesión porque el bloque de la UCR optó por retirarse del recinto y denunciar un "pacto" entre el oficialismo y el juecismo con el objetivo de asegurar quórum y aprobar de la ley.

Campana no dio los nombres de los "rebeldes". Optó, en cambio, por mencionar sólo a los que habían avisado que faltarían, aunque sin defenderlos: recordó que Daniel Passerini, presidente del bloque oficialista se había operado de la vista; que Marcelo Falo tenía un problema delicado de salud de un familiar; que Mirtha Valarolo estaba con parte de enferma; y que Alicia Narducci, la esposa del ministro de Gobierno, Carlos Caserio, estaba en Buenos Aires.

El vicegobernador, que días atrás salió a cuestionar la avanzada de José Manuel de la Sota por la conducción del partido, prefirió no nombrar a los que sorpresivamente no pudieron ir a la sesión: Carlos Alesandri, Walter Saieg y Gladys Nieto.

Pero evidentemente se refirió a ellos cuando dijo: "Si la cuestión partidaria se coló en la gestión de gobierno, sí es preocupante y creo que no fue una buena actitud (la de faltar), fue una actitud irresponsable".

El quórum y Caserio. Para Campana, los que faltaron "pusieron en riesgo el quórum" para que pudiera aprobarse una ley "vital" para la gestión Schiaretti, ya que permitirá concretar una promesa de campaña. "Pusieron en riesgo una de las obras más importantes que va a hacer esta gestión", dijo el vicegobernador.

Desde el grupo rebelde, reiteraron ayer que "hay enojo" con el ministro de Gobierno (Caserio) "porque está llamando a los intendentes para presionarlos y pedirles fidelidad a Schiaretti en la interna".

Cuando se le preguntó a Campana por el tema, el titular de la Legislatura respondió: "Se los ha llamado para que apoyen al Gobierno como corresponde, pero no presionando a nadie. Tenemos diálogo con todos los intendentes, inclusive con un grupo que tiene una postura distinta y nosotros vamos a seguir gobernando para todos".

Acto de Llaryora. En tanto, anoche el intendente de San Francisco, Martín Llaryora, encabezó un acto en la ciudad de Córdoba en respaldo de Schiaretti en la interna peronista.

El encuentro fue organizado por Juan Manuel Cid, funcionario del Ministerio de Hacienda y uno de los operadores del schiarettismo en Capital.

Comentá la nota