Schiarettistas debatían sobre interna y el bloque

Caserio se reunió anoche con Sergio Busso, luego Schiaretti recibió a legisladores y a dirigentes "leales".
Dirigentes y legisladores leales a Juan Schiaretti evaluaron anoche en la Casa de Gobierno qué hacer con la interna para cargos partidarias del Partido Justicialista (PJ), convocada para el 22 de noviembre, y la situación del bloque que la semana pasada estuvo al borde de la fractura.

Antes de la reunión, el ministro de Gobierno, Carlos Caserio, recibió al legislador Sergio Busso, quien suena para suceder a Francisco Fortuna cuando él abandone la Unicameral para asumir su banca de diputado nacional en el Congreso en diciembre próximo.

Sin embargo, legisladores y dirigentes que no estuvieron invitados a la Casa de las Tejas, propusieron que el presidente provisorio de la Legislatura sea alguien de cuño schiarettista, como el legislador capitalino Héctor Lobo o Hugo Cuello.

Schiaretti convocó ayer a un grupo de legisladores "leales", a funcionarios y dirigentes, donde escuchó las opiniones y comenzó a bajar línea sobre los pasos a seguir para la interna peronista que, según algunas versiones estaría "prácticamente caída", al tiempo que se negó que el tema principal de la reunión haya sido tratar el futuro quiebre del bloque oficialista debido a la ausencia del "delasotismo" en la sesión última.

"Una vez resuelto el tema de la interna, no habrá motivos para que el bloque se fracture", dijo uno de los asistentes al tiempo que también adelantó su creencia de que Daniel Passerini debe ser ratificado en la presidencia de la bancada de Unión por Córdoba (UPC).

Otro tema de la agenda peronista es la presentación ante el juez electoral federal, Gustavo Bustos Fierro, de la impugnación a la banca conseguida por Carmen Nebreda del Frente para la Victoria, aunque hasta ayer el apoderado del partido, Domingo Carbonetti, no había presentado el recurso, en espera de la luz verde que deberá concederle el partido.

La idea es "descomprimir" la situación en que se encuentra sumido el peronismo local a raíz del enfrentamiento evidenciado en las últimas semanas entre Schiaretti y José Manuel de la Sota, para lo cual los intendentes propusieron que la prórroga de los mandatos partidarios venga de la mano de la creación de una "comisión" con representación de dirigentes de los principales sectores internos del partido.

De la Sota organizó para hoy un encuentro partidario en la Unión Ferroviaria de Alta Córdoba, en la reanudación de sus actos en la Capital con vistas a las elecciones internas del 22 de noviembre, aunque en los últimos días ni él, ni Schiaretti, realizaron declaraciones irritantes que pudieran reavivar las llamas de la hoguera internística.

Para uno de los funcionarios de la Casa de las Tejas, una interna por cargos partidarios, representaría una sangría inútil del peronismo, y consideran que además acarrearía problemas para la gestión, debido a que sus dirigentes deberían abocarse a una nueva elección que sumada al trabajo realizado para la del 28 de junio convertiría al 2009 en un año casi perdido.

Comentá la nota