El schiarettista Llaryora cuestionó a De la Sota

Aseguró que es el referente del "peronismo que se va". Respondió las críticas del delasotismo por sus gastos de campaña.
El intendente de San Francisco, Martín Llaryora, volvió a agitar la interna peronista, con un fuerte cuestionamiento al ex gobernador José Manuel de la Sota, a quien tildó de ser el representante del "peronismo que se va".

El sanfrancisqueño, un dirigente ligado al gobernador Juan Schiaretti, reaccionó con dureza ante las declaraciones del concejal capitalino, Juan Manuel Rufeil, un delasotista paladar negro. El edil le pidió el origen de los fondos de la campaña publicitaria que impulsó en la ciudad de Córdoba.

"De la Sota lo mandó a Rufeil a hacer estas declaraciones. Me parece lamentable que se utilice a un dirigente joven para hacer estas declaraciones", se defendió el intendente.

En los últimos días, Llaryora hizo una profusa campaña de pegatina de afiches en la ciudad de Córdoba, bajo el lema: "El peronismo que viene".

Esto generó una respuesta del delasotismo, el que a través de Rufeil, le pidió a Llaryora que diga de dónde sacó los fondos para la campaña.

Este cruce de declaraciones entre delasotistas y el intendente de San Francisco forman parte de la pulseada que hace meses vienen sosteniendo Schiaretti y De la Sota por la conducción del PJ cordobés.

No obstante, Llaryora aclaró que fue "personal" la decisión de salir a mostrarse en la interna peronista, marcando diferencias con el delasotismo. "Nosotros vamos a seguir trabajando en este nuevo espacio. Creemos que De la Sota cometió muchos errores en la conducción del PJ de la Capital y el partido pagó muy caro esos errores. Primero puso a (Germán) Kammerath, que ganó la intendencia y luego le quitó el respaldo en la gestión. Después impuso a (Alfredo) Keegan, otro extrapartidario. Luego a (Roberto) Chuit, por consejo de los publicistas brasileño y de seguir así, el próximo candidato a intendente del PJ en Córdoba será Piñón Fijo", fustigó Llaryora.

En su estrategia de mostrarse como una nueva alternativa en el peronismo provincial, el intendente remarcó: "Queremos que el justicialismo de Capital se renueve y pueda mostrarse como una opción fuerte para administrar la ciudad. Hay que buscar un candidato de cara a la gente, no con el dedo. No nos vamos a callar y vamos a seguir armando en toda la provincia. No tenemos problemas de decir que hicimos esa campaña y agradecemos el aporte de todos los compañeros".

Para los delasotistas, la campaña que encabeza Llaryora es fogoneada desde la Casa de las Tejas por el schiarettismo.

El intendente negó esta situación, pero admite la buena relación que lo une con el mandatario provincial. "De la Sota subestima a los dirigentes. Como él representa a la viaja política, que todo se hace bajo su observación, no puede entender que trabajemos con los jóvenes para armar algo nuevo en el peronismo de Córdoba. Tenemos mucho respeto por el gobernador Schiaretti y tal vez haya una afinidad en el mensaje de renovación del partido, pero trabajamos con autonomía", respondió Llaryora.

Para el intendente hoy la prioridad es la renovación del partido, para después hablar de candidaturas. "Soy consciente de que debo administrar bien mi ciudad, para después hablar de candidaturas. En eso estoy, pero también trabajo para renovar mi partido", afirmó.

Comentá la nota