Schiaretti se refirió al plan nacional automotriz

Dijo que buscan coordinar las acciones con Brasil, el principal comprador de vehículos del país. Se trata de medidas todavía no precisadas para mantener la producción en el sector y evitar la caída de puestos de trabajo.
El gobernador Juan Schiaretti, admitió ayer que la Nación evalúa estimular la demanda de vehículos, y agregó que ya Santa Fe y Buenos Aires pidieron a la Secretaría de Industria que las decisiones se coordinen con el Brasil, donde están la mayor parte de las casas centrales y del consumo de los vehículos que se fabrican en el Cono Sur.

El titular de la Casa de las Tejas al inaugurar ayer un polo tecnológico cerca del Aeropuerto de Pajas Blancas, confirmó a Cadena 3 que la administración de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner analiza aplicar medidas para estimular la venta de automóviles y de esa manera hacer frente a los “coletazos” de la crisis financiera mundial que afecta especialmente al sector automotriz.

En Córdoba tanto la Fiat como Iveco, la VW y Renault ya comenzaron a reducir su plantilla de contratados, a suspender horas extra y adelantar vacaciones como medidas previas para capear la menor demanda que ya comenzó a notarse en el mercado interno y externo.

Por esta razón, y con un cuadro similar en Santa Fe y la provincia de Buenos Aires, el gobierno nacional empezó a analizar medidas para estimular la venta de automóviles para hacer frente a la recesión que anticipa la crisis global.

Aunque Schiaretti adelantó que la Nación “está evaluando alternativas para promover la demanda de vehículos, no se mostró dispuesto a dar detalles sobre el plan o de las acciones concretas que se aplicarán en breve.

Schiaretti sólo se limitó a reconocer que la semana pasada hubo una reunión en la Secretaría de Industria de la Nación, en la que los representantes gubernamentales de Santa Fe y Buenos Aires junto a industriales de la cadena automotriz y sindicalistas, apuntaron a que las medidas que se adopten sean coordinadas con las casas centrales en Brasil.

Dijo al respecto que para la Provincia es importante el nivel de venta que haya en el vecino país, y de “ahí que hayamos planteado al secretario de Industria de la Nación, Fernando Fraguío, que las medidas que se pongan en marcha para sostener la venta de automóviles sean en forma conjunta con Brasil, porque de esta manera no perderían producción las fábricas locales”.

Ideas en danza

Entre las ideas en danza figura una línea de crédito para la compra de autos fabricados en el Mercosur. Durante la reunión con toda la cadena automotriz, la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, expresó: “Las empresas productoras de autos tienen 200 mil unidades para entregar y pueden acumular stocks hasta fin de año, por eso la situación del empleo es administrable”.

Desde la Secretaría de Industria reconocen un trabajo conjunto con toda la cadena para superar el vendaval que dejó la crisis financiera, aunque aseguran que “no hay en carpeta” un Plan Canje como el de los ’90.

Las concesionarias estarían entre los principales impulsores de la propuesta para facilitar el acceso a unidades 0 Km mediante el recambio de usados. No obstante, las terminales prefieren que se avance con otro tipo de incentivos, como financiamiento directo a los compradores.

El pedido de los autopartistas es que hasta marzo se alivie la presión salarial, permitiendo el pago de todos los sueldos de manera no remunerativa. Estas ideas fueron propuestas en la reunión en Industria presidida por Fraguío. La iniciativa de un Plan Canje contaría con el apoyo del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

El Plan Canje permitió en los ’90 el desguace de unos 340.000 vehículos usados, con un costo para el Estado de mil millones de pesos en los quince meses que duró el programa. De los 335.277 vehículos que habían entrado en el proceso de canje, sólo menos de la mitad fueron efectivamente cambiados por un modelo cero kilómetro.

En Argentina, el complejo automotor y autopartista exportó sus productos por 5.344 de millones de dólares en 2007; mientras que en el primer cuatrimestre de este año, se vendió al exterior por 1.692 millones de dólares, con un incremento interanual del 33

por ciento.

Brasil, según los números que maneja la Fundación ExportAr, se consolida como nuestro principal comprador con una participación del 58 por ciento, seguida por México con 10 por ciento y Venezuela (que a partir de 2006 desplazó a Chile del tercer lugar) con 7 por ciento.

Comentá la nota