Schiaretti quiere arrancar 2010 con los Leales

Por Gustavo Sylvestre

El 1´ de enero los Leales estarán en las calles cordobesas, si es que antes de esa fecha el gobierno nacional no evita su salida.

El gobernador Schiaretti ya los tiene preparado. Y los Leales esperan pacientemente su aparición pública para salvar a una provincia, o tal vez, puedan seguir en su ‘escondite’ secreto hasta nueva orden.

¿Qué son los Leales? No es ni un cuerpo de elite, ni militantes de Schiaretti. Son bonos cordobeses para pagar a los empleados públicos de esa provincia, ante la difícil situación económica que pasa Córdoba.

Schiaretti ya ha dado el ultimatum: si antes del 1´ de enero no le giran desde la nación 240 millones de pesos que le adeudan, los Leales estarán en las calles cordobesas. "Yo no repetiré la historia del pocho Angeloz, ya estoy preparado y actuaré de inmediato", se le escuchó decir al cordobés por estas horas, recordando el ahogo financiero que sufrió el radical cuando gobernaba esa provincia por parte del entonces ministro Cavallo.

El martes pasado, mientras esperaban el inicio de un acto oficial, varios gobernadores, entre ellos Schiaretti comentaban la difícil situación financiera por la que pasan la mayoría de las provincias de nuestro país.

"Si el gobierno nacional acuerda con Moyano un 20%,a nosotros en la provincia nos saltan a la yugular y tenemos que ir con un porcentaje similar o superior. Y la situación es desesperante", admitió un gobernador patagónico.

Schiaretti le comentó a sus colegas de la implementación de los Leales. El santafesino Hermes Binner, presente en el aparte, le dijo de inmediato: "Avisame 48 horas antes de sacarlos a la calle, así pongo las impresoras en marcha". No aclaró si se trataba de una broma, o si por el contrario, también piensa en la emisión de bonos para afrontar los compromisos de fin de año.

"La mayor parte de los ingresos de las provincias son para pagar sueldos. Venimos de un año difícil, la sequía nos mató en nuestra economías regionales, y antes la gripe A. Y la nación se atrasa en sus compromisos o no paga las deudas", comentó otro gobernador presente por estas horas en la ciudad de Buenos Aires, recorriendo despachos oficiales a fin de recibir el auxilio de la nación.

Schiaretti viene de una relación zigzagueante con el gobierno nacional. Después de ser el primer gobernador peronista en oponerse a la 125, el kirchnerismo lo condenó al infierno. Después, lo pasó al purgatorio de donde parece no haber salido. Y si bien firmó acuerdos con la nación, donde le reconocen la existencia de una deuda, le deben aún plata de lo acordado.

Los Leales también tienen una connotación política en su nombre: Leales a Córdoba, y a los cordobeses, querrán significar.

¿Se inundará nuevamente la Argentina de ‘papeles’ como lo fue tras la crisis de 2001? Scioli acaba de decir públicamente que él no emitirá ningún bono y que podrá pagar los sueldos de fin de año en tiempo y forma. Su disciplina política le ayuda a recibir el aporte del gobierno nacional, si bien le toca hacer muchos esfuerzos en esa dirección.

Desde el Ministerio de Economía afirman que la sangre no llegará al río, y que la situación económica en las provincias tiende a mejorar para los próximos meses. Y que acudirá en auxilio de Córdoba. Pero Schiaretti no está tan seguro. Por lo tanto, los Leales están aguardando una orden para su salida a la calle.

El fin de año vendrá con novedades políticas de importancia. Francisco de Narváez ya lo tiene decidido. Después de consultar varias encuestas y de medirse con la gente en distintas provincias, lanzará su candidatura presidencial por el justicialismo. Si los tiempos le dan, será antes de fin de año, o sino, en los albores del 2010.

En las cercanías de De Narváez sostienen: "Este es el momento. Todas las encuestas le dan muy bien, en la general y en la interna. A Kirchner ya le ganamos una vez y le vamos a ganar la candidatura presidencial en una interna", se entusiasman.

En las ultimas semanas de Narváez ha reanudado sus contactos con el ex presidente Eduardo Duhalde, de quien se había distanciado antes de las elecciones de junio de este año. Y viene anudando acuerdos con distintos dirigentes en las provincias, para su lanzamiento.

Duhalde ya lo ha dicho: si a

él no le dan los números apoyará al peronista mejor posicionado, con tal de derrotar a Kirchner. Y hoy por hoy es De Narváez.

Por su parte, Daniel Scioli piensa en nuevos cambios en su Gabinete, para los próximos meses. Necesita recuperar la iniciativa política, y sobre todo dar respuestas en materia de seguridad. "Sabemos que nuestro talón de aquiles es la seguridad, por lo tanto en ese tema ponemos toda la energía", dicen en las cercanías de Scioli.

El gobernador sigue ‘caliente’ con su equipo de seguridad por los tropiezos y errores cometidos en la investigación de la desaparición de la familia Pomar. "A medida que se conozcan nuevos detalles de los sumarios internos, van a ir rodando cabezas", aseguran en La Plata.

¿Está Stornelli confirmado cien por ciento? La respuesta es no. Scioli planea cambios, tal vez introduciendo modificaciones en el área de seguridad.

"Si lo cambia a Stornelli, no será un simple reemplazo el que haga. Un nombre por otro. Se está pensando en modificaciones de fondo", dicen en las cercanías de Scioli, sin mayores precisiones.

Hace algunos días, en una reunión privada, el ex ministro Carlos Arslanián se mostró ‘escandalizado’ por la política que lleva adelante Stornelli. "Barrieron con toda la reforma que habíamos hecho. Y lo peor, le han entregado todo el poder nuevamente a la policía. Los están asesorando policías de la vieja bonaerense a los que nosotros echamos, es muy delicado el tema", advirtió el ex ministro.

Llamativamente, Stornelli ha denunciado hace algunas horas lo que negó hace un mes, cuando lo denunció un juez platense: que hay sectores de la policía o la ex policía, que reclutan menores para que lleven adelante asaltos o muertes resonantes, con el objetivo de desestabilizar. Una denuncia grave, que hay que investigar.

Pero tal vez, ha llegado el momento en que Stornelli revea algunos aspectos de su política que, evidentemente, no está dando resultados.

Comentá la nota