Schiaretti pide reservas para las provincias

El gobernador apoyó la creación del Fondo del Bicentenario con dinero del Banco Central / Consideró "imperioso" que por esa vía se cubran también los vencimientos provinciales de deuda de 2010 y 2011 / Córdoba debe pagar este año 1.307 millones de pesos.
Las enormes distancias político-financieras que en diciembre pasado separaban a la Gobernación de Córdoba de la Presidencia de la Nación se achicaron abruptamente. Ayer, el gobernador Juan Schiaretti salió a respaldar el uso de las reservas del Banco Central para el pago de deudas a través de la creación del Fondo del Bicentenario.

Y fue más allá: pidió que esos recursos se usen también para el refinanciamiento de los vencimientos que las provincias tienen en 2010 y 2011. "Es imperioso que el Fondo incluya también la solución a las deudas financieras de las provincias", dice el comunicado que distribuyó la Gobernación.

En el caso de Córdoba, la deuda total que debe afrontar la Provincia asciende a casi 1.308 millones de pesos en el transcurso de este año, y a 1.296 millones el año que viene.

Los últimos días del año pasado –bajo amenaza de emitir bonos– Schiaretti logró que, además de comprometerse a paliar por dos años el enorme déficit de la Caja de Jubilaciones, el ministro de Economía, Amado Boudou, prometiera refinanciar el 70 por ciento de los vencimientos de deuda de 2010 a través del Programa de Asistencia Financiera (PAF). El problema es que hasta el momento se trata sólo de una promesa.

Lo acordado con la Nación el 18 de diciembre respecto de la deuda provincial establece que antes del 31 de marzo próximo se suscribirá un nuevo acuerdo por el PAF, es decir que el tema aún está por discutirse y que los resultados que la Nación obtenga en el canje de su propia deuda –anunciado para febrero, pero complicado en extremo por la crisis del Banco Central– serán decisivos para lo que espera Córdoba.

A la luz de los incumplimientos de 2009 y de la delicada situación financiera de la Nación, en la Casa de las Tejas la desconfianza es enorme. Esto explica, en parte, la salida a escena de Schiaretti para defender el Fondo del Bicentenario.

U$S 350 millones en riesgo. Más allá de la preocupación por sus vencimientos, para los planes de financiamiento inmediato de la gestión Schiaretti también es decisivo que la Nación concluya con éxito el canje y logre reinsertarse en los mercados internacionales. Hoy por hoy, esto depende en todo de la creación del Fondo del Bicentenario.

De hecho, el Banco de Córdoba ya anunció su decisión de adelantar para marzo la segunda emisión del Boncor. La Provincia proyecta una colocación internacional por 350 millones de dólares, a pagar en ocho años con un interés del 10 por ciento en dólares.

Esta emisión –ya autorizada por la Legislatura provincial– estaba prevista para el segundo semestre de este año. Schiaretti resolvió adelantarla en un acto de fe hacia el Gobierno nacional: se dio por hecho que el canje de deuda sería un éxito y que los inversores internacionales recuperarían su confianza en la Argentina.

A tal punto llegó el entusiasmo que el director ejecutivo del Banco de Córdoba, Alejandro Henke, viajó a Nueva York para comenzar a tramitar la colocación del bono cordobés en esa plaza. El otro objetivo que se anunció es la Bolsa de Comercio de Luxemburgo.

A las razones propias del Gobierno provincial para defender el Fondo del Bicentenario, se suman los insistentes contactos de la Casa Rosada en procura de respaldo político en medio de la crisis institucional desatada por el uso de las reservas. No obstante, más allá de las declaraciones, es más que moderado lo que el gobernador puede ofrecer en el Congreso.

Qué dijo el Gobernador

"Es necesario que Argentina vuelva al mundo, normalizando la situación de las deudas con sus acreedores. De esta manera tendrá financiamiento barato –tanto el sector público como el privado–, al igual que el resto de Latinoamérica. Es imperioso que el Fondo del Bicentenario incluya también la solución de las deudas financieras de las provincias, que deben afrontar mayores vencimientos en 2010".

Comentá la nota