Schiaretti se mostró junto a Reutemann Expusieron sus claras diferencias con los Kirchner y dieron su apoyo a los reclamos del campo.

Una semana antes de las elecciones, el senador Carlos Reutemann; el gobernador cordobés, Juan Schiaretti, y los cuatro miembros de la Comisión de Enlace de las entidades rurales volvieron a mostrar una imagen de coincidencias para contrastar sus ostensibles diferencias con los estilos y las políticas del matrimonio Kirchner.
Reunidos en la Sociedad Rural de San Francisco, donde deliberó una asamblea nacional tambera, Schiaretti expuso con extremo rigor las diferencias con el gobierno nacional: "No somos siervos de la gleba, no somos lacayos; la Argentina es una república, no es un reino".

Reutemann, que aparece en la grilla de los presidenciables para 2011, sostuvo que "es inaceptable" un conflicto tan prolongado con el campo y que si hubiera un "gobierno ejecutivo" adoptaría "soluciones inmediatas" y "rápidas, en 24 horas", en lugar de "estar mirando para otro lado".

Ambos se manifestaron confiados en el resultado electoral, aunque responsabilizaron al kirchnerismo de operar para que pierdan en sus distritos, por temor a la aparición "de un peronismo nuevo, capaz de suplantar a una conducción que ha probado que no les sirve a los peronistas ni a los argentinos", juzgó Schiaretti.

"Lo que Kirchner quiere es que pierda Reutemann en Santa Fe y nosotros en Córdoba, porque sabe que Córdoba y Santa Fe van a ser un polo que, además, va a pelear por el federalismo", apuntó el cordobés.

El senador por Santa Fe ratificó que conformará en el Congreso un bloque de la Región Centro -sumará también a Entre Ríos- para "tener más fuerza a la hora de las votaciones" y cambiar el rumbo de las políticas.

En tanto, al llegar a Santa Fe, Reutemann advirtió: "Estoy compitiendo a la vez contra Hermes Binner y Néstor Kirchner. Cada uno tiene un Exocet y yo ando con un matagatos. A Kirchner le conviene que no me vaya bien, porque si a él le va bien en Buenos Aires se saca un lastre de encima".

Comentá la nota