Schiaretti marca diferencias con De la Sota

El miércoles se reunió con Duhalde. El gobernador está cerca de Reutemann. Su antecesor había visitado a Kirchner.
El gobernador Juan Schiaretti se reunió el miércoles con el ex presidente Eduardo Duhalde y volvió a agitar la interna del peronismo cordobés. Esto teniendo en cuenta que dos semanas atrás José Manuel de la Sota visitó a Néstor Kirchner en la quinta presidencial de Olivos.

Desde su entorno le restaron trascendencia al encuentro de Schiaretti con el ex presidente. "El gobernador es un dirigente peronista que mantiene reuniones y charlas con dirigentes de su partido", aseguró un dirigente capitalino de confianza del gobernador.

Según esta fuente, el ex presidente fue quien invitó a Schiaretti al encuentro que se realizó en la sede del Movimiento Productivo Argentino (MPA) que el ex presidente ocupa en Capital Federal.

Otras fuentes aseguraron que el ex diputado nacional, el riocuartense Humberto Roggero, de fluidos contactos con Duhalde, fue el nexo para que el encuentro se produjera.

El encuentro con Duhalde fue otro gesto de distanciamiento de Schiaretti con los Kirchner y de acercamiento al peronismo disidente.

Un mes atrás, el gobernador también mantuvo un encuentro con el ex gobernador bonaerense Felipe Solá, uno de los más férreos opositores al kirchnerismo.

Acercamiento. Luego de las elecciones legislativas, Duhalde incrementó su presencia política en la interna nacional del peronismo. Su objetivo es armar una estructura para enfrentar al kirchnerismo.

En este sentido, Duhalde siempre señaló al senador santafesino Carlos Reutemann como el elegido para tratar de derrotar a los K.

No obstante, el martes pasado, el ex gobernador santafesino sorprendió cuando postuló al propio Duhalde como candidato presidenciable para 2011.

Se sabe que Schiaretti se inclinó por Reutemann como referente peronista a nivel nacional.

Durante el conflicto con el campo, el gobernador fue el fogonero de un acuerdo político con Reutemann y el entrerriano Jorge Busti, otro dirigente crítico de los Kirchner.

Si bien en la Casa de las Tejas no lo admitirán en público, no es casual que Schiaretti se haya reunido con Duhalde, pocos días después de que trascendiera que De la Sota visitó a Néstor Kirchner en la quinta presidencial de Olivos.

Según los dirigentes schiarettistas, De la Sota hizo un acuerdo político con Kirchner: impulsarán otro candidato para enfrentar a Reutemann en la pulseada interna del peronismo nacional.

De la Sota no oculta su intención de anotarse como uno de los postulantes a ocupar el lugar del sector que orientan los Kirchner.

Más allá de la iniciativa política que vienen mostrando los K, luego del traspié electoral de junio, De la Sota considera que el matrimonio presidencial no tiene futuro político.

Desde esta lectura, ve en ese espacio la posibilidad de alimentar su sueño presidencial.

Por otro lado, en caso de no prosperar su ambición de ocupar el sillón de Rivadavia, De la Sota se habría asegurado una señal de respaldo de los Kirchner para una hipotética candidatura a gobernador en Córdoba.

De allí que no sorprenda que el ex gobernador pida un lugar en el peronismo cordobés para el kirchnerismo que lidera el villamariense Eduardo Accastello. También para su ex esposa Olga Riutort.

En abierta oposición, Schiaretti sostiene que no se debe admitir a ambos dirigentes, que armaron la lista kirchnerista en las últimas elecciones legislativas.

Schiaretti visualiza que habrá dos candidatos peronistas presidenciales en 2011: uno del peronismo disidente y otro fogoneado por los Kirchner. El gobernador respalda a Reutemann y tomó más distancia de los K.

Comentá la nota