Schiaretti se juega a "todo o nada".

"Si per­de­mos el 28 de ju­nio ol­ví­den­se de ser pro­pues­ta pa­ra 2011".
La afir­ma­ción del go­ber­na­dor –pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos- fue cla­ra, con­tun­den­te y, so­bre ­to­do, rea­lis­ta. En ple­na cam­pa­ña elec­to­ral, y en mo­men­tos en que las en­cues­tas pre­li­mi­na­res de ca­ra a los co­mi­cios le­gis­la­ti­vos na­cio­na­les del mes pró­xi­mo son por aho­ra es­qui­vas, Juan Schia­ret­ti reu­nió es­ta se­ma­na a cer­ca de 400 fun­cio­na­rios de su go­bier­no en la Ca­sa de las Te­jas.

Des­de mi­nis­tros has­ta sub di­rec­to­res de área de los po­de­res Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo, to­dos acep­ta­ron el con­vi­te del man­da­más, en una es­pe­cie de cón­cla­ve orien­ta­do a de­ter­mi­nar cuá­les se­rán los pa­sos a se­guir en los pró­xi­mos ca­si 50 días, y en ge­ne­ral a lo lar­go de los más de dos años de go­bier­no que que­da­rán por de­lan­te tras el ac­to elec­cio­na­rio.

El en­fá­ti­co dis­cur­so de Schia­ret­ti evi­den­ció con cla­ri­dad al me­nos cin­co cues­tio­nes cen­tra­les: que exis­te un te­mor ma­yús­cu­lo en las fi­las ofi­cia­les por la ba­ja in­ten­ción de vo­tos ac­tual de sus prin­ci­pa­les can­di­da­tos (Eduar­do Mon­di­no y Fran­cis­co For­tu­na); que el gran ene­mi­go a ba­tir es Luis Juez y que, por el con­tra­rio, los la­zos con el ra­di­ca­lis­mo no son del to­do ma­los; que la ma­la re­la­ción con la fa­mi­lia Kirch­ner pa­re­ce ha­ber lle­ga­do a un pun­to sin re­tor­no; que Jo­sé Ma­nuel De la So­ta es­tá hoy por hoy al mar­gen de cual­quier ar­ma­do pa­ra 2011, y que el go­ber­na­dor –aun­que sin de­cir­lo a las cla­ras- ya pien­sa en rea­li­zar una tran­si­ción or­de­na­da in­ten­tan­do de­mos­trar a los cor­do­be­ses la ma­yor ges­tión po­si­ble.

El en­cuen­tro, a puer­tas ce­rra­das, fue inau­gu­ra­do por el mi­nis­tro de Go­bier­no Car­los Ca­se­rio, quien con un dis­cur­so de cor­te más ins­ti­tu­cio­nal que po­lí­ti­co des­ta­có la im­por­tan­cia de de­fen­der con uñas y dien­tes la ges­tión pro­vin­cial, al tiem­po que lla­mó a los fun­cio­na­rios de to­dos los ni­ve­les a re­do­blar los es­fuer­zos in­di­vi­dua­les: a ha­cer más de lo que se es­tá ha­cien­do, y me­jor. El plan­teo del Go­bier­no con­sis­te pre­ci­sa­men­te en mos­trar mu­cha más ges­tión que la del pri­mer año y me­dio en el po­der. Es­to in­clu­ye, ade­más, ca­mi­nar con más én­fa­sis to­do el te­rri­to­rio pro­vin­cial, for­ta­le­cien­do vín­cu­los con los go­bier­nos del in­te­rior. Mi­nu­tos más tar­de fue Schia­ret­ti quien acla­ró los tan­tos: "No hay 2011 sin 2009".

Con en­cen­di­das pa­la­bras, Schia­ret­ti ase­gu­ró que "Juez es Kirch­ner", y que am­bos son in­to­le­ran­tes; apun­tó que el ex in­ten­den­te ca­pi­ta­li­no es ino­pe­ran­te, y se­ña­ló que el sor­pre­si­vo "ca­sa­mien­to" de Ol­ga Riu­tort con el kirch­ne­ris­mo no fue por "amor" si­no "por pla­ta". Asi­mis­mo re­fu­tó la ac­ti­tud del ma­tri­mo­nio pre­si­den­cial de ame­dren­tar a la Pro­vin­cia in­te­rrum­pien­do el en­vío de fon­dos, y va­ti­ci­nó nue­va­men­te la de­rro­ta de los "K" en las ur­nas. Pa­ra el ra­di­ca­lis­mo las crí­ti­cas prác­ti­ca­men­te no exis­tie­ron; só­lo se pu­so en du­da la ca­pa­ci­dad del pri­mer can­di­da­to a se­na­dor, Ra­món Mes­tre, por su cor­ta tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca.

Otro de los ele­men­tos des­ta­ca­dos del en­cuen­tro fue el "nin­gu­neo" al ex go­ber­na­dor Jo­sé Ma­nuel De la So­ta. Schia­ret­ti fue ter­mi­nan­te en re­la­ción a lo que ocu­rri­rá en 2011, y a pe­sar de es­tar im­po­si­bi­li­ta­do de re­pe­tir en el car­go omi­tió to­da po­si­ble irrup­ción de su ex je­fe po­lí­ti­co en es­ce­na en las pró­xi­mas elec­cio­nes pro­vin­cia­les. ¿Aca­so a pe­sar de una po­si­ble de­rro­ta en 2009 no po­dría la rea­pa­ri­ción de De la So­ta mo­di­fi­car el ta­ble­ro y rea­co­mo­dar al PJ pa­ra dar ba­ta­lla de aquí a dos años y me­dio?

En con­cre­to, el ofi­cia­lis­mo te­me que el ex in­ten­den­te asu­ma una ac­ti­tud si­mi­lar a la que pre­di­ca a ni­vel na­cio­nal el PJ opo­si­tor que in­te­gran Fran­cis­co De Nar­váez, Fe­li­pe So­lá y Mau­ri­cio Ma­cri. Es de­cir, Schia­ret­ti cree que una even­tual de­rro­ta de su bo­le­ta se­ría el pun­to de par­ti­da pa­ra que su ar­chie­ne­mi­go le pi­da una "tran­si­ción or­de­na­da" de ca­ra a 2011, y li­mi­te así su po­der de ges­tión du­ran­te los ca­si dos años y me­dio de go­bier­no que le que­da­rán por de­lan­te. En ri­gor, el go­ber­na­dor ya pla­nea di­cha tran­si­ción, jus­ta­men­te ba­sa­da en la ges­tión, pe­ro quie­re evi­tar que sea Juez quien se la re­cla­me.

El re­cla­mo no se­ría in­fun­da­do, pues­to que fue el pro­pio man­da­ta­rio quien des­li­zó que es­tas elec­cio­nes in­ter­me­dias se­rían una es­pe­cie de ple­bis­ci­to de su Go­bier­no. Es­ta ac­ti­tud ge­ne­ró gran ma­les­tar en las fi­las ofi­cia­lis­tas, en mo­men­tos en que la ima­gen del man­da­más no es ne­ga­ti­va en­tre el elec­to­ra­do. ¿Era ne­ce­sa­rio ha­cer es­te plan­teo?

Lo fue­re o no, una po­si­ble vic­to­ria de Juez le da­ría a és­te po­der pro­vin­cial y ar­gu­men­tos más que su­fi­cien­tes pa­ra re­cla­mar par­ti­ci­pa­ción en las pró­xi­mas de­ci­sio­nes ofi­cia­les.

Pe­ro otro de los gran­des te­mo­res del go­ber­na­dor es la even­tual rea­pa­ri­ción de los vie­jos fan­tas­mas del su­pues­to frau­de elec­to­ral de 2007. Si es­ta elec­ción se­rá una es­pe­cie de ple­bis­ci­to y Juez lle­ga a ob­te­ner un triun­fo re­so­nan­te fren­te a Schia­ret­ti, ¿se­rá que el ex in­ten­den­te echa­rá ma­no a tal re­sul­ta­do pa­ra ase­gu­rar, con nú­me­ros ofi­cia­les, que –su­pues­ta­men­te- le ro­ba­ron la elec­ción por la go­ber­na­ción?

Lo cier­to es que a fuer­za de ges­tión el man­da­ta­rio pro­vin­cial in­ten­ta­rá acor­tar dis­tan­cias en las pró­xi­mas se­ma­nas. El pen­sar des­de aho­ra en una tran­si­ción or­de­na­da es tal vez la ma­yor mues­tra de de­bi­li­dad de un go­ber­na­dor que no es­tá mal pa­ra­do en la opi­nión pú­bli­ca lo­cal, pe­ro que pa­re­ce te­ner­le pá­ni­co a quien quie­re con­ver­tir­se en su su­ce­sor.

Comentá la nota