Schiaretti y Giacomino reafirmaron "alianza"

El gobernador y el intendente ratificaron el acuerdo político que tiene como finalidad diferenciarse de anteriores gobiernos, abundantes en trabas para la gestión. Ayer, en el acto de inauguración de la renovada plaza central, abundaron guiños de cooperación mutua.
El gobernador Juan Schiaretti y el intendente Daniel Giacomino volvieron a mostrarse juntos y sonrientes en público, en el marco de la reinauguración de la Plaza San Martín.

Sus discursos, emitidos a espaldas de la estatua de San Martín, fueron diseñados expresamente para ratificar la relación de cooperación mutua.

"Gobernar no es pelearse", dijo el jefe comunal, quien le dedicó casi todas sus palabras al titular Ejecutivo provincial. "Tenemos una relación de afecto con el gobernador", ratificó.

Schiaretti, por su parte, resaltó los "esfuerzos de la Provincia para con esta ciudad Capital".

La línea argumental era unívoca: se trataban de exponer los "beneficios" de gobernar mancomunadamente, en contraposición de lo ocurrido con los anteriores inmediatos mandatarios.

"Me tuve que pelear con varios amigos por pensar que la Provincia y la Municipalidad deben trabajar en conjunto para el bien de todos", dijo el intendente haciendo referencia a su antecesor Luis Juez.

Días atrás, se pretendió encontrar asperezas entre Giacomino y Schiaretti por la iniciativa del primero junto a sus pares de Villa María y Río Cuarto de conformar un banco regional.

Ayer, Giacomino volvió a despegarse de cualquier punto de conflicto sobre el tema: "Es un banco que no intenta competir con el Banco de Córdoba, tiene otro sentido absolutamente diferente".

Y el gobernador devolvió con rosas. "Yo no tengo ninguna crítica para con intendentes que se juntan y elaboran proyectos, están en su derecho. Sólo bregamos porque se siga respetando la Mesa Provincia-Municipios, que tantos resultados dio desde su creación, hace 10 años".

Es una forma de decir...

Unos 20 militantes políticos llegaron con banderas para repudiar el aumento de cospel, que daría oxígeno al desequilibrado sistema de transporte urbano.

Como es costumbre, se escucharon cánticos mientras hablaba el intendente. "No al cospelazo, no al cospelazo".

Entonces, el hombre paró su discurso y dijo: no se preocupen, no va a haber aumento de cospel.

Claro, las palabras del jefe comunal debieron entenderse como una reacción a los cánticos, y no como convicción.

Naturalmente, varios medios lo interrogaron al respecto y el intendente tuvo que esbozar una respuesta para la tribuna periodística: "Yo lo aumentaría, pero como están las cosas en el Concejo Deliberante parecen difíciles".

Al margen, hay que informar que la intención de Giacomino en realidad no está tan alejada. El cuerpo legislativo de la ciudad, hoy le está sonriendo al jefe comunal. Y aunque sea sólo para evitar un golpe institucional, eso estaría siendo aprovechado para conseguir cuestiones prioritarias.

Comentá la nota