Schiaretti devuelve al agro dinero de la coparticipación de retenciones

El gobernador de Córdoba eximirá al sector de una cuota del impuesto agropecuario y mejorará la infraestructura rural con la plata que le girará la Nación
El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, se tomó casi dos semanas para confirmar la adhesión de su provincia al Fondo Federal Solidario creado por el gobierno nacional con el 30% de los ingresos por retenciones a la soja. Y a la vez que adelantaba que pondrá la firma y se sacará la foto con la presidenta Cristina Fernández, anunció que destinará gran parte de los 570 millones de pesos que, según sus cálculos, recibirá el distrito a mejorar la situación del agro.

El gobernador cordobés confirmó ayer por la tarde que eximirá al campo del pago de la quinta cuota del impuesto Inmobiliario Rural. Esa quita significarán $ 53.768.364 millones que quedarán en los bolsillos de los productores de la provincia mediterránea. Así, Córdoba percibirá lo mismo que cobró en 2007 por ese concepto: unos $ 234 millones. Quienes hayan abonado la carga anticipadamente, informó, recibirán un reintegro o la acreditación a cuenta del impuesto de 2010.

A su vez, Schiaretti indicó que su gobierno creará un fondo para ayudar al productor de maquinaria agrícola, uno de los sectores más castigados por la crisis rural. "En las maquinarias fabricadas en Córdoba que compren nuestros productores, el Gobierno les dará el 10% de ese valor", anunció el mandatario. Según los cálculos cordobeses, ese beneficio significa, para el productor agropecuario, una quita del 30% en las retenciones.

También destinará $ 50 millones a las arcas los consorcios camineros provinciales, encargados de la reparación de los caminos rurales, que se suman a los $ 70 millones estipulados en el Presupuesto.

Otra tajada de la cuota que le toca a Córdoba del Fondo Solidario irá a la realización de "obras de infraestructura básica que garanticen en el mediano y largo plazo el desarrollo de Córdoba y que le agregue valor a la producción primaria en los pueblos del interior provincial: construcción de gasoductos troncales; red de alta tensión para el norte cordobés; red vial primaria y acceso a los pueblos y localidades", indicó el gobierno en un comunicado. "Ello se hará junto con obras que contribuyan a la mejora de la infraestructura social: hospitalaria, escolar y viviendas, entre otras", continuó.

Estos eran reclamos sostenidos por la dirigencia rural cordobesa. De hecho, Schiaretti adelantó estos anuncios ayer por la mañana al Consejo Económico provincial, integrado por industriales, productores primarios, universidades y religiosos, entre otros.

El presidente de Cartez (la organización rural provincial afiliada a Confederaciones Rurales), Délfor Maldonado, sostuvo: "Estamos conformes con el destino que van a darle a los fondos, independientemente de que sigamos pidiendo al Congreso una baja en las retenciones". Algo similar expresó Agustín Pizzichini, titular de Federación Agraria de Córdoba: "Bienvenido sea, pero el reclamo continúa".

Lo mismo afirma Schiaretti: "El gobierno provincial ratifica la necesidad de bajar las retenciones a la soja, como de sancionar una nueva Ley de Coparticipación Federal de Impuestos que ponga equidad en la distribución de los recursos tributarios en el país", manifestó en un comunicado. "Que a los cordobeses nos devuelvan el 10% de lo que aportamos en concepto de retenciones a la soja no significa que debamos bajar los brazos", agregó el gobernador, en diálogo con Cadena 3. Y dijo que su provincia pedirá al Congreso que baje las retenciones.

Schiaretti contuvo así los reclamos de los productores rurales, que le pedían que no adhiriera al fondo creado por el Gobierno cuando los diputados opositores intentaban reunir el quórum necesario para tratar una baja impositiva.

Comentá la nota