Schiaretti apuesta a los slots y el juego online

Schiaretti apuesta a los slots y el juego online
El gobernador de Córdoba duplicará la instalación de máquinas por un convenio con el Grupo Roggio. Legisladores del oficialismo y la oposición cuestionan la medida.
Impulsado por el gobernador Juan Schiaretti, el juego de azar se expande vertiginosamente en la Docta. En los próximos días, el mandatario cordobés firmará un convenio con la empresa CET, subsidiaria del Grupo Roggio, para autorizar la explotación de 2.400 máquinas tragamonedas que se agregarán a las 3.000 existentes. Paralelamente, en la Ley de Presupuesto de este año, aprobada a fines de noviembre por la Legislatura unicameral, se autorizó a la Lotería de Córdoba a explotar el juego de azar por internet.

Las medidas que impulsa Schiaretti despiertan duros cuestionamientos, incluso dentro del propio oficialismo. "Si bien hay una ley que autoriza la instalación de tragamonedas, ésta tenía como condición que la provincia pusiera en marcha, durante 2009, una serie de políticas de prevención, algo que jamás se hizo", señaló ante Crítica de la Argentina el legislador schiarettista Emilio Graglia, presidente de la Comisión de Prevención de las Adicciones, Deportes y Recreación de la Legislatura. "En cuanto al juego por internet, infinitamente más peligroso que las tragamonedas, por su escaso control, no fue aprobado por ley. Fue convalidado en noviembre pasado, cuando la Legislatura aprobó el presupuesto 2010. Allí, en el plan de actividades de la Lotería de la Provincia y en su presupuesto, se incluyó el juego online", añadió Graglia.

Desde la oposición, la legisladora radical Ana María Dressino señaló ante este medio: "Schiaretti entendió que el juego es un método recaudatorio importante, sin importar las consecuencias que depara en la población. Ni siquiera asume su compromiso de atender la ludopatía. Por el contrario, con el incremento de las tragamonedas y el juego online, continúa con la política impulsada por José de la Sota, quien le dio un fuertísimo impulso al juego", argumentó.

En estos últimos siete años, el juego de azar, principalmente las máquinas tragamonedas, se ha esparcido por el vasto territorio cordobés. Para fines de 2010 habrá unas 5.400 tragamonedas en 17 municipios, que le reportarán al fisco de Córdoba ingresos estimados en 100 millones de pesos. Su auge empezó en 2002, cuando el ex gobernador De la Sota le otorgó el monopolio del juego al Grupo Roggio, habilitándolo a explotar 1.325 tragamonedas en las zonas turísticas. Dos años después, aprovechando el boom de la soja, el ex gobernador autorizó la instalación de otras 1.675 tragamonedas más, no sólo en zonas turísticas sino también en las poblaciones de la llamada "pampa gringa". Finalmente, en diciembre de 2008, a cambio de comprometerse a implementar políticas de prevención de la ludopatía que nunca se llevaron cabo, Schiaretti hizo aprobar en la Legislatura un proyecto de ley de su autoría para instalar 2.400 máquinas tragamonedas más. Esta última autorización despertó reclamos de diversos sectores, incluida la Iglesia, razón por la cual, según la oposición, ahora Schiaretti habría optado por incluir la autorización del juego por internet dentro de la Ley de Presupuesto sancionada al calor de las fiestas navideñas.

"Lo que está haciendo la provincia con el asunto del juego es absolutamente repudiable. Genera un costo social y sanitario de enorme envergadura", explicó ante Crítica de la Argentina el legislador del Frente Cívico Roberto Birri, de reconocida experiencia en el tema. "La provincia debería apuntalar la prevención del juego y el tratamiento del adicto. Pero no lo hace. Por el contrario, ahora promueve el juego online, infinitamente más pernicioso dado que está dentro de cada hogar. Pareciera que por el actual estado de quebranto de la provincia, cualquier cosa vale", concluyó.

Comentá la nota