Schiaretti admitió que no podrá aumentar los salarios a empleados públicos

A pocas horas de comenzar la ronda de diálogo con los gremios, el gobernador dijo que hoy “es imposible decir sí y cuándo podremos cumplir con la pauta salarial del Presupuesto”. El SEP, en estado de alerta y movilización. Nebreda, molesta.
Dos días después de iniciadas las negociaciones con los gremios estatales, el gobernador Juan Schiaretti puso en duda la posibilidad de que la Provincia aumente los sueldos del sector, aún el 8% establecido en el Presupuesto 2009. “La coparticipación viene muy en baja”, explicó.

La respuesta gremial no se hizo esperar: el SEP se declaró en estado de alerta y movilización y aseguró que “los salarios no serán la variable de ajuste” y la UEPC, a través de Carmen Nebreda, afirmó que “ensombrecen y molestan” las palabras del mandatario.

“Hoy es imposible decir sí y cuándo podremos cumplir con la pauta salarial estimada en el presupuesto provincial”, admitió Schiaretti en la localidad de San José de la Dormida, al norte de Córdoba, donde ayer se reunió el Gabinete provincial.

Schiaretti explicó que la coparticipación nacional de impuestos “viene muy en baja” tanto en enero como en febrero, por lo que consideró que “es temprano” para hablar sobre incrementos salariales de este año.

La caída de la coparticipación de impuestos viene profundizándose desde noviembre del año pasado, lo que tiene fuerte impacto en los presupuestos de todas las provincias, cuyos ingresos dependen en gran parte de esta fuente. En Córdoba, en enero pasado, la coparticipación subió apenas el ocho por ciento con respecto a igual mes del año anterior.

En enero de 2008, la suba in-teranual había sido del orden del 25 por ciento. Y según el gobierno, febrero también viene en descenso.

«Nosotros aspiramos a cumplir con la pauta», pero “hoy es temprano para hablar de eso porque la coparticipación nacional que hemos recibido ha sido menor de lo esperado en enero y también en febrero”, dijo.

La afirmación pública del titular del Ejecutivo tomó de sorpresa a la dirigencia de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) y del Sindicato de Empleados Públicos (SEP).

Las cúpulas ya habían escuchado el mismo diagnóstico de situación en las primeras reuniones mantenidas con las autoridades, pero, en el caso de la UEPC, se había ido con la promesa de que el gobierno iba a «proteger» el salario del sector. En esa instancia, los sindicalistas habían admitido un ritmo cauteloso en los reclamos salariales.

Ayer, con los maestros a punto de volver a las aulas (será el lunes, para tomar exámenes complementarios) la titular de UEPC, Carmen Nebreda, dijo que las palabras de Schiaretti «ensombrecen y molestan» al sector (ver aparte).

El SEP, que ayer mantuvo la primera reunión con el secretario General de la Gobernación, Ricardo Sosa, fue más contundente y rechazó no sólo las declaraciones de Schiaretti sino «la pauta salarial del ocho por ciento» establecida en el Presupuesto.

Off the récord, los gremialistas reconocen que había una baja de expectativas salariales con respecto al año pasado, atendiendo a las dificultades financieras de la Provincia. Hablan de los años que van entre 2004 y 2008 como «muy buenos» para la recomposición salarial de la administración pública (o de parte de ella) y admiten que esa tendencia puede haberse quebrado.

De hecho, el ministro de Educación, Walter Grahovac, sostuvo que el perfil del año será «proteger» el salario antes que «recuperarlo». Pero la presión de las bases y sus oposiciones internas ya se hace sentir, lo que podría agudizar el conflicto más allá de las intenciones de la dirigencia.

Comentá la nota