Schiaretti abrió el paraguas

Días atrás, el propio gobernador Juan Schiaretti reconoció que las cosas no venían demasiado bien, señalando que ya había dado instrucciones al Directorio del Banco de Córdoba para que indagara la posibilidad de que la Provincia tomara en el mercado nacional o internacional un crédito de 150 millones de dólares para hacer frente a sus problemas de caja.
Si bien el mandatario aclaró que la eventual colocación de deuda sería resultado de la falta en el envío de fondos del PAF y de la Caja de Jubilaciones, lo cierto es que al abrir el paraguas dejó entrever una posible tormenta sobre las finanzas de Córdoba.

El ministro de Finanzas, Ángel Elettore, también había deslizado que las cuentas venían complicadas, aunque culpa de la crisis. "Ya no se puede hablar de ganancias, sino de tener las cuentas en orden. Venimos pagando sueldos, jubilaciones y proveedores sin problemas. La situación es tranquila, pero puede agravarse el semestre siguiente", reconoció el funcionario. Esta semana, Día a Día quiso volver a consultarlo por este tema, sin éxito.

Comentá la nota