Savino y se va.

El presidente del Ciclón tiene decidido renunciar a la secretaría de la AFA si es que Ruggeri se suma a la Selección. Ya lo habló con Grondona. "Me dejó el club en llamas", dijo en la intimidad.
El nombre de Oscar Ruggeri, parece, produce estertores por oleadas en la AFA. Si de la explosión provocada por su posible incorporación al cuerpo técnico de la Selección y la negativa de Julio Grondona sólo iban quedando los ecos ante la instancia de acercamiento que venía transcurriendo, ahí apareció San Lorenzo para tirar una bomba de estruendo. Bah, más que San Lorenzo, su presidente Rafael Savino, a título personal. Asediado estos últimos días, además, por afiches anónimos de repudio por el sorteo en el triangular final que resultó poco conveniente para el Ciclón, el titular del club ya le confió a su círculo cercano que, si el Cabezón se incorpora al team Maradona, él tiene decidido renunciar a su puesto en la secretaría general de la casa madre (posición estratégica que el Ciclón resignaría) y a la representación en el Comité Ejecutivo (que asumirían, si se confirma, Guillermo Zoppi o Luis Incera, uno de sus vices). La determinación, incluso, ya se la transmitió a Grondona, del que siempre fue dirigente afín, y no se movió a pesar de que Don Julio intentó disuadirlo. Aún con la chance de que el pope de la calle Viamonte arremeta con palabras dulces, teniendo en cuenta que ya hubo en 2007 un amague de renuncia a la AFA del presi del Ciclón, esta vez parece realmente convencido. Savino y se va.

No hace falta retroceder mucho en el tiempo para explicar la actitud del presidente cuervo. En el 2006, tras la partida de Alfaro, Savino contrató a Oscar Ruggeri en el banco, claro, previo acuerdo por la deuda que se mantenía latente en la Convocatoria de Acreedores, asumida durante la gestión Miele en la primera aventura como DT del ex defensor. La etapa no fue fructífera para Boedo. Quedó eliminado en cuartos de final de la Sudamericana, sí, pero se devoró dos goleadas históricas, como el 1-7 ante Boca y el 0-5 contra River, además del postrero 2-4 ante el colista Quilmes en el epílogo del Apertura, que derivó en una revuelta por parte de los hinchas. Pues bien, con forceps, Ruggeri dejó el cargo en diciembre. Pero la relación con el Ciclón continuó, y de manera tormentosa, desde lo administrativo y en Tribunales. Hubo desaveniencias con el abogado de Ruggeri en el Concurso: pidió 450.000 pesos por honorarios y, finalmente, el juez reguló 200.000. Luego, ante un avisado atraso en el pago de la última cuota del plan pautado, el zaguero metió un pedido de quiebra. El club, con sudor, lo levantó. Pero lo que se quebró del todo fue la relación con el Cabezón. "No me puedo olvidar de los meses que me hizo pasar este muchacho, encima me dejó el club en llamas. Esto es una cuestión de principios, él me falló", dijo el presidente, según fuentes allegadas. Desde la CD, avalaron su decisión.

La charla Savino-Grondona fue justo el martes, día en que al final no hubo encuentro entre Don Julio y Ruggeri por "un tema personal" del pope. Al ya estar saldado el vínculo Ciclón-Cabezón, el ex defensor no tiene qué resignar en lo económico para dar por sorteado el malestar. "Las disculpas no alcanzan", fue otra de las frases del titular cuervo en la intimidad. ¿Qué priorizará Grondona? ¿Savino el estallido?

Comentá la nota